Altavoz autoamplificado: todo lo que necesitas saber

altavoz-autoamplificado

Muchas de las cosas que usamos en nuestra vida cotidiana tienen nombres que desconocemos. Por ejemplo, ¿sabías que el dispositivo al que envías tus temas desde el móvil es un altavoz autoamplificado?

Estos aparatos —la evolución natural de los altavoces pasivos—, se han popularizado en los últimos años gracias a su practicidad. En nuestro Curso de DJ y Producción Musical te explicamos todas las opciones de proyección de audio que tienes, pero hoy vamos a centrarnos en estos sistemas tan versátiles. ¡Descúbrelos con nosotros/as!

Qué son los altavoces autoamplificados

Puede que tengas claro cómo debe ser el contrato de un/a DJ, las características recomendadas de una mesa de mezclas de DJ o incluso cómo vender tu música en Spotify. Pero es posible que se te escape qué es exactamente un altavoz autoamplificado y qué lo distingue de uno pasivo.

El altavoz autoamplificado es un dispositivo que emite la música a mayor volumen, convirtiendo las ondas eléctricas en sonoras con total autonomía. A diferencia del altavoz pasivo —que necesita un amplificador externo—, el activo lo lleva incorporado, por lo que prescinde de gran parte de los cables que exige el tradicional.

El altavoz autoamplificado o activo lleva un amplificador integrado, lo que potencia su portabilidad y autonomía

Lo único que precisa es conectarse a una fuente de energía, aunque hay modelos que cuentan con una batería propia para ser totalmente portátiles. Es cierto que pierden en resistencia cuando se comparan con los pasivos, pero lo compensan con muchos otros beneficios. ¡Conoce qué los caracteriza en el siguiente epígrafe!

Si estás interesado/a en el
Curso de DJ y Producción Musical

Características clave de los altavoces autoamplificados

En un altavoz pasivo, puedes cambiar el amplificador y los cables para conseguir otros matices de sonido. El altavoz autoamplificado no permite hacer combinaciones propias, pero te ofrece prácticamente todo lo que necesitas para hacer sonar tus canciones en un único aparato.

Casi todas las versiones que se comercializan hoy en día disponen de un DAC (siglas de Convertidor Analógico-Digital en inglés), que convierten la señal digital de los archivos de audio en señales analógicas. De este modo, los altavoces pueden reproducir directamente las pistas, aunque también cuentan con conectores para vincularse a ordenadores, smartphones o a la televisión.

Puedes conectar el altavoz a un reproductor de música o enviar directamente los archivos de audio

Lo habitual es que encuentres terminales XLR, RCA, mini-jacks y conexión bluetooth, lo que los hace especialmente versátiles. Asimismo, el altavoz activo lleva integrado un filtro de cruce, normalmente un filtro de paso alto para los tonos agudos y un filtro de paso bajo para los graves.

Un altavoz polivalente y portátil

Como el objetivo es ofrecer una solución cómoda y funcional, en esta clase de aparatos no hay que realizar muchos ajustes manuales. La ecualización del sonido —adaptación del audio para que suene de forma armónica— es automática, y, por eso, gran parte de los/as disc-jockeys los prefieren.

Si vas a desplazarte con frecuencia para actuar y no quieres perder tiempo configurando tu equipo de DJ para los shows, te aconsejamos que tengas en cuenta el altavoz autoamplificado a la hora de elegir tu set de sonido. A no ser, claro, que seas muy purista, porque en ese caso… ¡el pasivo es el tuyo!

Conexión y configuración de altavoces autoamplificados

Antes de poner en marcha un altavoz autoamplificado, hay que leer detenidamente el manual del fabricante. ¿Por qué? Pues porque la configuración no será la misma en equipos inalámbricos que en otros que, por ejemplo, permitan una ecualización de audio manual o dispongan de mecanismos de sonido envolvente.

En función de las características concretas del aparato que hayas elegido, los pasos para lograr reproducir tus pistas variarán. Sin embargo, serán más sencillos que los de un altavoz pasivo, ya que, en esencia, solo tendrás que:

  1. Colocar el altavoz en un lugar cómodo y bien orientado: escoge un sitio estable, desde donde se proyecte bien el sonido y en el que no exista el riesgo de que el público se tropiece.
  2. Conectarlo a una fuente de audio: ya sea a la mesa de mezclas virtual de tu ordenador, a una controladora o incluso al móvil. La conexión puede ser mediante cables o por bluetooth.
  3. Enchufarlo a la corriente eléctrica: si el altavoz tiene batería, no te olvides de recargarla antes.
  4. Comprobar el volumen y la ecualización: antes de comenzar tu espectáculo, haz pruebas de sonido para verificar que las pistas se escuchan al volumen adecuado y con las tonalidades que te interesan.

Calidad de sonido: ¿por qué elegir altavoces autoamplificados?

Aunque en el altavoz autoamplificado no se puede personalizar tanto el sonido, su calidad no tiene tanto que envidiarle al pasivo. Sí, la caja es menos eficiente porque los componentes eléctricos ocupan espacio, pero lo compensa con mecanismos muy interesantes para reducir el ruido.

Las canciones se escuchan con menos interferencias y se nota que el amplificador ha sido específicamente construido para complementar el altavoz que lo incorpora. Aunque es probable que tenga un poco menos de potencia, existen menos riesgos de que los problemas de integración del equipo de audio acaben estropeando tus conciertos.

Consejos para la compra de altavoces autoamplificados

Como lleva el amplificador incorporado y tiene un diseño más portátil, el altavoz activo suele tener un mayor precio. Por eso, es importante que busques un modelo que ofrezca una buena relación entre su coste y sus prestaciones.

Algunas marcas que destacan por su equilibrio calidad-precio son la firma de LOUD Technologies Mackie o la alemana Behringer. Ambas venden modelos asequibles para uso profesional, aunque te recomendamos que, antes de explorarlos, hagas una lista con las especificaciones imprescindibles que deseas.

Más allá de ellas, a nivel técnico tendrás que revisar varias cosas. Por ejemplo:

  • Potencia RMS.
  • Suficiente variedad de conexiones.
  • Opciones de ecualización según el espacio en el que se va a emplear.
  • Espectro de frecuencias que cubre.

¡Lleva tu música a lo más alto!

El altavoz autoamplificado es una de las mejores opciones de audio que puede elegir un/a disc-jockey. Como hemos visto, es fácil de configurar, aunque tendrás que dominar las características del sonido si quieres conseguir un audio profesional al 100%.

En nuestro Curso de DJ y Producción Musical, te prepararemos para controlar todas las herramientas de tu set y te proporcionaremos de forma gratuita una de las más importantes: una controladora Pioneer. Aprenderás a usarla con ejercicios prácticos, que —combinados con otros fundamentos musicales, legales y de marketing—, te permitirán reunir todos los requisitos para ser un/a DJ de primera. ¡Apúntate y lánzate a la pista!

¡Consigue gratis nuestro índice del temario!

red-dj

Curso de DJ y Producción Musical

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!