cine-negro

Cine negro: explorando el lado oscuro del séptimo arte

Logo 35mm

Tramas oscuras, suburbios urbanos, personajes con un pasado que les tortura… Aunque hay quien lo discute, lo cierto es que el cine negro ha pasado a la historia como un género en sí mismo, adquiriendo rasgos propios que ya forman parte del imaginario de los/as espectadores.

Nacido en Estados Unidos durante los años de la Gran Depresión, el también conocido como film noir no tardó en convertirse en un retrato de la violencia y la inestabilidad de la época. En nuestro Curso de Producción Audiovisual aprenderás a identificar las características que lo definen e incluso a montar tus propias tramas de misterio. ¡Descubre todo lo que hay que saber para hacerle justicia a este estilo cinematográfico!

Orígenes y evolución del cine noir

El cine negro se desarrolló entre las décadas de los 30 y de los 50, un periodo agitado para la ciudadanía estadounidense, que veía cómo sus valores tradicionales se cuestionaban en un nuevo marco político y social. La crisis provocada por el crack del 29 y los regímenes totalitarios que se extendían por el mundo provocaron temor y desilusión en el país, y llevaron a la mesa asuntos como la ética y la justicia.

El film noir fue el modo que tuvo el cine de responder a la situación que se estaba viviendo. Primero, de forma tímida, con películas como M, de Fritz Lang; y después con patrones ya consolidados, como los que se observan en la obra de John Huston, El halcón maltés.

El cine negro nace como respuesta a la inestabilidad política, económica y social que experimentaba Estados Unidos

Como veremos más adelante, el género introdujo en la gran pantalla a personajes de moralidad dudosa, —muchas veces antihéroes o antiheroínas—, e historias en las que el crimen era el hilo central. También exploró las nuevas técnicas cinematográficas que estaban surgiendo, explotando especialmente el poder de la iluminación para aumentar la expresividad mediante las luces y las sombras.

El término con el que se le define, cine negro, se le atribuye al crítico Nino Frank. Se habría inspirado en la colección de novelas policiacas Sèrie Noire, aunque habría que esperar varios años para que se popularizase entre los/as expertos/as de la industria.

Icono temario
Si estás interesado/a en el
Curso de Producción Audiovisual

Estilo visual: sombras y contrastes en el cine negro

Ningún género surge de manera aislada. Ni siquiera uno tan rompedor y peculiar como el noir, que es un cine basado en el expresionismo alemán. La influencia del movimiento se percibe, sobre todo, en aspectos como la iluminación. Como ocurre en el cine negro, el expresionismo se caracterizó por sus contrastes de luces y sombras, por el blanco y negro, y por unas atmósferas sombrías que acompañaban el tono de la temática.

Los/as directores/as solían decantarse por luces duras —con escasa presencia de la luz de relleno—, para crear sombras afiladas y darles una mayor profundidad a las escenas. El objetivo era aprovechar la expresividad del claroscuro, aunque también se pretendía componer imágenes sofisticadas, especialmente cuando se grababa a personajes como la femme fatale.

En cuanto a los sets, hay que destacar las ambientaciones húmedas y los entornos inseguros, ya sean urbanos o del extrarradio. Se trataba, en definitiva, de que todo lo que rodease a los/as intérpretes reflejase el deterioro moral y las crisis de sus personajes.

Grandes maestros del cine negro

Hablar de los grandes maestros del noir es hacerlo, muchas veces, de algunas de las mejores películas de la historia del cine. ¿Y cuáles son? Pues títulos como Perdición, El sueño eterno o La dama de Shanghai, que establecieron las bases del género con su estética dramática y sus historias de asesinatos.

Entre los nombres que hay que señalar están Howard Hawks, Orson Welles, Billy Wilder o el ya mencionado John Huston. Además de una dirección magnífica, sus obras compartieron los elementos que acabarían convirtiéndose en canon, como la narrativa en off, el uso del plano holandés y frases de cine tan icónicas e irónicas como la que pronuncia Walter Neff: “Lo maté por dinero y por una mujer. Ni conseguí el dinero, ni la mujer. Estupendo, ¿verdad?”.

Elementos característicos de las tramas

A lo largo del artículo ya hemos visto algunos de los rasgos principales del cine negro, como la ambientación o las luces. Pero son muchos más los elementos que han pasado a la historia de este género cinematográfico.

Por ejemplo, sus personajes, que han generado varios de los estereotipos del cine que aún imperan en la actualidad. Nos referimos al detective torturado —una muestra reciente sería Javier Cámara en la serie Rapa (2022)— o a la femme fatale, una seductora que trataba de llevar al protagonista por “el mal camino”.

El detective atormentado y la femme fatale son dos estereotipos comunes del film noir

Normalmente, el film noir narra historias caracterizadas por el desencanto, en las que hay amores imposibles, crímenes y exclusión social. Las conversaciones entre los/as intérpretes son cortas y muchas veces están revestidas de violencia, aunque también abundan las metáforas habladas y visuales.

En general, las obras están muy lejos de lo que hoy se conoce como comfort movie. De hecho, los finales no suelen ser felices, sino trágicos, y más realistas que en otros tipos de películas.

Ejemplos modernos del género

Con el paso de los años, el cine negro se ha transformado en el neo-noir. Se trata de una reinterpretación de los rasgos del género base, en la que aparecen nuevas propuestas como el cyber-punk, la mafia e incluso el surrealismo.

El movimiento comenzó a fraguarse alrededor de los años 80 y continuó en el siglo XXI con tramas igual de tortuosas, pero que incorporaban, entre otras cuestiones, los peligros de las nuevas tecnologías o los problemas de la identidad humana. A continuación, compartimos contigo algunas de las obras más icónicas del noir reciente para que puedas comprobar cómo se ha desarrollado el género:

  • Terciopelo azul
  • Fargo
  • Camino a la perdición
  • Zodiac
  • Los hombres que no amaban a las mujeres

¡Especialízate en producción audiovisual!

Los géneros cinematográficos no son áreas estancas. A medida que se desarrollan, se entremezclan unos con otros y dan lugar, cada cierto tiempo, a nuevos estilos y formas de expresión.

Con el Curso de Producción Audiovisual de Treintaycinco mm —acreditado por la Universidad Católica de Murcia (UCAM)—, aprenderás las técnicas necesarias para contribuir al séptimo arte con tus propios montajes. Disfrutarás de clases magistrales con especialistas del sector y de hasta 300 horas de prácticas en las que descubrir, de primera mano, cómo funciona la industria del cine desde dentro. ¡Infórmate y lleva tus ideas a la gran pantalla!

¡Consigue gratis nuestro índice del temario!

Curso de Producción Audiovisual

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!