cuales-son-elementos-narracion

¿Cuáles son los elementos de la narración?

Logo 35mm

Aunque un guion tiene un enfoque “visual” muy característico, no deja de ser una narrativa. Y, como tal, está compuesto por los factores propios del relato. En nuestro Curso de Guion Audiovisual aprenderás a integrarlos en una historia emocionante que cautive al público desde la pequeña o la gran pantalla. Pero, primero, tienes que saber cuáles son los elementos de una narración y qué suponen para el/la guionista cuando se dispone a crear. ¡Toma nota!

La historia

Sean cuales sean los elementos de una narración, serán inútiles sin una buena historia. Es la piedra angular de cualquier relato, y la base sobre la que se construyen el resto de las capas del guion.

Suelen partir de una idea o de un acontecimiento real, como la matanza de bañistas de 1916 en Nueva Jersey que inspiró el Tiburón de Spielberg. Lo habitual es que se estructure del siguiente modo:

  • Introducción: se presenta la trama y a los personajes que la protagonizan.
  • Nudo: los acontecimientos se precipitan. Es el punto álgido del relato.
  • Desenlace: se resuelve el conflicto de la historia.

Evidentemente, cada narrativa audiovisual adapta estos andamiajes como quiere. De hecho, a menudo están muy influidos por el género del proyecto. Si es de ficción, por ejemplo, tiende a haber un héroe o heroína que es “sacado de su vida normal” por un/a “mentor/a” con el fin de vivir aventuras. Se describen los primeros —y torpes intentos—, la prueba real de su valor y el regreso a casa cambiado para siempre. ¿Quién no recuerda a Harry Potter volviendo a Privet Drive tras su primer año en Hogwarts?

En un guion, es importante que la historia aparezca dividida en actos y que la acción avance con cada uno. ¿Y cuáles son los otros elementos a cuidar? Pues el ritmo, que debe mantener el interés de la audiencia, y la coherencia. ¡A nadie le gusta llegar con dudas a los créditos finales!

Icono temario
Si estás interesado/a en el
Curso de Guion Audiovisual

Los personajes

Hay muchos tipos de personajes a usar en un guion. Son los que llevan la trama y escenifican las acciones que se pretenden contar.

Los proyectos audiovisuales tienen a uno/a o varios/as protagonistas/as, villanos/as y personajes secundarios que se desarrollan en segundo plano. Entre ellos, es frecuente encontrar muchos estereotipos del cine y de la literatura, como el chico malo, el/la nerd, el detective torturado, la femme fatale

Una preocupación de los/as guionistas en este sentido es crear personajes creíbles, como un ser humano de carne y hueso, con sus motivaciones y su biografía. Además, hay que dotarlos de relaciones con otros agentes y, según el escritor de cine francés, Yves Lavandier, enfrentarlos a tres tipos de obstáculos:

  • Internos: que hacen que el personaje se confronte a sí mismo.
  • Externos de procedencia interna: se enfrenta a otro personaje con el que tiene algún tipo de vínculo.
  • Externos totales: ajenos por completo al personaje (se le presentan).

Los diálogos

¿Cuáles son esos elementos de la narración que, si flojean, pueden llevar al traste un proyecto? Pues los diálogos, que no son otra cosa que las conversaciones que tienen los personajes entre sí a medida que la historia transcurre.

Muchos nos han dejado frases icónicas en el cine y en la TV —el “Yo soy tu padre” de Star Wars—, pero también otras que han sido objeto de crítica o mofa. El anuncio de Cola Cao de 2010 en España es una muestra de un guion que debería haberse revisado: estaba protagoniza por Yael, un niño que aspiraba a ser surfero y que se quejaba, como si fuera posible, de que “los mayores” no le dejaban “sitio en el mar”.

Lo que se puede aprender de esto es que los diálogos tienen que ser lógicos, tanto a nivel discursivo como en la situación en la que se pronuncian. Del mismo modo, se recomienda que resulten dinámicos y naturales, y que se ajusten a la personalidad de quien los escenifica.

El marco temporal y espacial

Hay seis preguntas en periodismo —conocidas como las 6W—, que también tiene que responder un guion: qué, quién, cuándo, dónde, cómo y por qué. El cuándo y el dónde se corresponden con la ambientación de la trama, esto es, el lugar físico y temporal en el que se desarrolla.

Ambos pueden ser reales o ficticios. Es igual de válida una historia que tiene lugar en una casita de la campiña inglesa en el siglo XIX que una que transcurre en una nave espacial durante el 3047; pero, de nuevo, es vital que siempre resulten consistentes.

Una cosa distinta es el orden en el que se narrarán los hechos, algo que también debe contemplar un/a guionista. Aquí, no es necesario seguir una secuencia 100% temporal. Algunas historias audiovisuales, por ejemplo, empiezan con un clip del final de la trama, o con una intensa escena de acción —el In Media Res—. Según Lavandier, constituirían “el gancho”, la situación con la que se introduce una historia con la intención de que la audiencia se quede a verla hasta el final.

Estilo discursivo

El estilo discursivo es la forma en la que está escrito el texto. Incluye el tono de los diálogos, pero también las indicaciones que acompañan tanto a estos como a las acciones descritas.

El tiempo en el que redacta el guionista es siempre el presente, y los sentimientos se transmiten a través de la actuación de los personajes. Sin embargo, el/la creativo/a tiene cierto margen para definir una voz propia, ya sea mediante la puntuación, la posición de los verbos o los adjetivos que utiliza.

La voz narrativa

No todos los proyectos tienen un/a narrador/a, ese agente externo que cuenta la trama desde fuera. Pero, si existe, esta voz en off es una herramienta poderosa.

Hay narradores/as en primera, segunda y tercera persona; pudiendo ser los propios personajes o figuras omniscientes. Un ejemplo interesante lo encontramos en la adaptación cinematográfica de La Ladrona de Libros, que tenía una voz narrativa muy especial: la Parca.

¡Crea narraciones de alto impacto!

Ahora que conoces cuáles son los elementos de una narración, ¡ya puedes utilizarlos en tus propias historias! Todo es cuestión de inspirarse y de aterrizar sobre el papel las técnicas de escritura de guion.

Un lugar donde puedes aprenderlas es en Treintaycinco mm, donde te enseñaremos cómo escribir un guion de cine, TV o publicidad. Dispondrás de una plataforma online para avanzar a tu ritmo y de ejercicios prácticos que te permitirán empezar a coger bagaje. ¡Infórmate y prepárate para atrapar a la audiencia!

Bibliografía

¡Consigue gratis nuestro índice del temario!

Curso de Guion Audiovisual

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!