13 Sep 2019by David Barajas

Curso de Maquillaje: El visagismo y los tipos de rostros

Curso de Maquillaje: El visagismo y los tipos de rostros

En el mundo del maquillaje profesional existe una amplia variedad de técnicas que nos permiten conseguir diversos resultados en función de los objetivos que tengamos (tanto dentro de lo que es el maquillaje social como dentro del maquillaje de caracterización). Una de las técnicas que más ha triunfado desde se aparición hace algunas décadas es el visagismo. Sobre esta técnica, su creador y sus objetivos vamos a hablar en este artículo. ¿Empezamos?

 

¿Qué es el visagismo?

Lo más lógico es comenzar el artículo explicando en qué consiste el visagismo, ¿verdad? Pues bien, el visagismo es una técnica de maquillaje creada por el estilista francés Claude Juillard que consiste, básicamente, en realizar un análisis de la estructura de la cara de cada persona (es decir, sus formas, líneas, contornos, volúmenes…) a fin de adaptar el maquillaje a cada rostro y así realzar la belleza de la persona.

De esta forma, el visagismo se presenta como una técnica que busca alejarse del maquillaje predefinido y automático para dar mayor importancia a cada una de las características que hacen de cada rostro algo único.

 

¿Qué elementos estudia el visagismo?

En cualquier curso de maquillaje profesional te enseñarán que es la forma geométrica del rostro lo que predomina en el estilismo y lo que define el tipo de maquillaje que se deberá utilizar. El visagismo va más allá, y si bien lógicamente presta mucha atención a la forma de la cara, también analiza muchos otros elementos y aspectos del rostro para dar con el mejor maquillaje posible.

Para comenzar, el visagismo divide el rostro en tres partes: la “zona intelectual”, que va desde el nacimiento del cabello hasta la base de las cejas; la “zona afectiva”, que va desde la base de las cejas hasta la base de la nariz y la “zona sensitiva”, que va desde la base de la nariz hasta la barbilla.

 

Tipos de rostro

El visagismo parte de la forma del rostro para comenzar su análisis. Esta forma está definida según las proporciones que configuran su cara. A continuación nombraremos las principales características de cada tipo de rostro

 

Rostro redondo

Las personas que tienen la cara de forma redonda o casi redonda suelen tener aspecto dulce y juvenil. Cuando se les aplica maquillaje la idea es llevarla hacia un rostro más ovalado, por lo que lo ideal es aplicar algo de sombra en sienes y mentón y dar luz en el centro del rostro, la barbilla y sobre la corrección oscura del pómulo.

 

Rostro oval

Se la considera la forma perfecta para un rostro, ya que las proporciones de sus elementos más importantes (frente, mentón y pómulos, principalmente) están equilibradas. Gracias a esta “perfección”, a este tipo de rostros se les puede aplicar cualquier estilo o técnica de maquillaje.

 

Rostro rectangular

Cuando las sienes, los pómulos y el mentón se presentan casi en una línea recta estamos frente a un rostro rectangular. La mejor forma de aplicar un maquillaje en estos casos es aplicando sobre en las sienes, a fin de reducirlas un poco visualmente, y en la parte posterior del mentón.

 

Rostro triangular

Este tipo de rostro posee unas sienes muy anchas en comparación con el ancho del mentón. A fin de equilibrar visualmente ambas partes, el maquillaje a aplicar deberá ser sombreando la barbilla y el mentón e iluminando los pómulos, el centro del rostro y la frente.

 

Rostro cuadrado

Este tipo de rostros son similares a los rectangulares, en el sentido de que la frente y la mandíbula presentan un ancho similar, aunque en estos casos –y a diferencia de los rostros rectangulares- la altura de la cara no es mucho mayor que su ancho.

Este tipo de rostros presentan generalmente facciones demasiado fuerte que es necesario suavizar. Para hacerlo sombrearemos los maxilares y las sienes e iluminaremos la frente, los pómulos y la barbilla.

 

Rostro con forma de diamante

En este caso la frente y la barbilla estrechas se contrastan mucho con unos pómulos muy marcados. Lo que debemos hacer en estos casos es intentar suavizar las “puntas” del diamante para buscar una forma más oval. Para hacerlo debemos sombrear la barbilla, los pómulos y las sienes y luego iluminar la frente y el centro del rostro.

 

Tipos de facciones

Como decíamos, el visagismo no se centra solo en los tipos de rostro, sino también en otros aspectos. Ahora analizaremos los tipos de facciones que podemos encontrar.

 

Facciones clásicas

Son las facciones que no pasan de moda y que han estado asociadas a los cánones de belleza desde toda la vida (incluso desde la época de los griegos). El mejor estilo de maquillaje para este tipo de facciones es uno clásico que se aleje de aquellos demasiado modernos o disruptivos.

 

Facciones exóticas

Una persona con facciones exóticas es aquella cuyas facciones no son propias de la mayoría de las personas que viven en su región. Esto es importante saberlo, ya que lo que puede resultar exótico en España puede no serlo en otro lado (una cara de rasgos asiáticos aquí será exótica, pero lógicamente no lo será en Asia).

Estos rostros suelen resultar llamativos y atractivos, por lo que son perfectos para aplicar técnicas y estilos más bien modernos.

 

Facciones duras

Este tipo de facciones se caracterizan por la angulación muy marcada de los distintos componentes del rostro. Las cejas, los pómulos y el maxilar inferior suelen estar muy marcados en este tipo de facciones.

En estos casos, un buen profesional del maquillaje profesional buscará aplicar correctamente sombras e iluminación de forma que se rebaje la dureza de estas líneas.

 

Elementos importantes del rostro en el visagismo

Existen tres elementos principales en el análisis del rostro que el visagismo lleva a cabo, que son la frente, la nariz y el mentón. Lógicamente, también se presta atención a los pómulos o las cejas, pero en este caso nos centraremos en estos tres elementos.

 

La frente

El tamaño de la frente define, en buena medida, el tipo de rostro que se tiene. En los casos de frentes muy anchas que queramos disimular podemos ayudarnos tanto con la aplicación de sombras a la altura de las sienes como del propio flequillo, elemento indispensable para mostrar u ocultar tanta frente como queramos.

 

La nariz

La nariz es uno de los elementos que más destaca en una cara, por lo que saber maquillarla correctamente según su forma y tamaño es fundamental.

Las narices pequeñas se deben maquillar con tonos claros en su zona central, pudiendo aplicar también estos colores en el lateral en algunos casos. Las narices anchas, por el contrario, utilizarán sombras en todo el lateral (desde donde acaban las cejas hasta la punta) y solo en la zona del tabique se aplicará un color más claro. En las narices aguileñas, por último, se intentará disimular la angulación de la nariz aplicando sombras tanto en el tabique como en la punta.

 

Hasta aquí llegamos con nuestro repaso de qué es el visagismo y qué recomienda para la aplicación de maquillaje profesional en cada caso.

Si te interesa realizar un curso de maquillaje profesional, en Treintaycinco mm tenemos la formación que estás buscando. Visita el siguiente enlace, descubre toda la información sobre nuestros Curso de Caracterización y Maquillaje Personal y da el primer paso hacia tu futuro como maquillador/a profesional.

Categories: Maquillaje

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de maquillaje y caracterización de efectos especiales


Cubre el siguiente formulario