03 Mar 2020by Juan

Formatos de vídeo físicos: VHS, DVD y BLURAY

Formatos de vídeo físicos: VHS, DVD y BLURAY

Los formatos de almacenamiento de datos (música, imágenes, video, etc.) han sufrido una evolución constante en los últimos años. A lo largo de la historia, se ha intentado encontrar el sistema más pequeño físicamente y con más capacidad de almacenamiento.

Desde el primer dispositivo de almacenamiento portátil de los años 70 el “Floppy Disk” o DisKette, hemos pasado por innumerables soportes más o menos duraderos y prácticos, que nos han ayudado a guardar nuestros más preciados archivos. En todos estos años, hemos pasado por el ya mencionado Diskette de 8 pulgadas, el Cassette, el Diskette de 5,25 y 3,5 pulgadas, el CD o Disco compacto (que luego pasó a formato DVD y Blu-Ray), las tarjetas SD y las memorias USB o Pendrives, por último, en la actualidad, la invisible nube.

Es evidente, que cada usuario tiene en mente su dispositivo favorito, pero si hablamos de formatos de vídeo, debemos hablar de otros soportes que sin duda están en las estanterías de los mejores coleccionistas, empezando por los vinilos en la música o el celuloide de Súper 8, los 16mm y los 35mm en películas de cine. Aunque, es indiscutible que las cintas VHS y los DVD son históricamente los verdaderos protagonistas del coleccionismo de películas.

En este artículo haremos un breve recorrido por la historia de los formatos VHS y DVD. Además, analizaremos si las plataformas en Streaming han llevado el coleccionismo de DVD y Blu-ray a su fin.

Evolución del formato físico de películas: el VHS

El sistema VHS (Video Home System) fue el sistema de grabación y reproducción de vídeo más utilizado desde 1976 hasta la aparición del DVD. Fue desarrollado en la década de 1970 por JVC y consiguió convertirse en el formato estándar durante más de 20 años, ganando la batalla al Betamax de Sony que, a pesar de todo, se mantuvo en el mercado.

El VHS o “video casete” es físicamente muy parecido al audio casete, pero su cinta magnética es mucho más ancha y la caja que la contiene también es más grande. El videocasete tiene en su interior dos carretes: uno de alimentación y otro receptor, por los que pasa la cinta magnética. La apertura, por donde se accede a la cinta, está protegida por una tapa que se abre automáticamente mediante un sencillo mecanismo cuando el videocasete es introducido en el videograbador VHS para su reproducción.

Y sí, se llamaba videograbador porque te permitía grabar tus películas y series favoritas directamente del televisor. Hasta se podían programar para que grabasen a horas intempestivas.

El VHS, esa caja, generalmente negra, que poblaba las estanterías de la sala de estar, estaba llenas de recuerdos y de momentos trascendentales en la vida de las familias de los 80-90.

¿Dónde estarán ahora los VHS?

Por supuesto, el cine también le debe mucho al VHS. Las distribuidoras del séptimo arte también apostaron por este soporte.

Su aparición dio pie a que surgieran nuevos géneros en el cine, las películas de serie B, Z o S, alcanzaron su cumbre en esa época y muchas producciones se lanzaron directamente en VHS para su reproducción en los hogares sin pasar previamente por la gran pantalla. Las películas para adultos también tuvieron una plataforma ideal para distribuir sus películas, que se podían comprar o alquilar en los famosos videoclubs.

formato de video vhs

El video club: el templo del séptimo arte

El VHS también dio pie a un mercado para el alquiler y a la aparición de los primeros videoclubs. Ya no era necesario ir al cine o esperar a que en los dos únicos canales que había en la tele emitiesen una buena peli. ¡Tenías un lugar donde alquilar películas!

Los videoclubs se pusieron de moda. Tenías la posibilidad de elegir entre una infinidad de títulos y rebuscar entre las carátulas hasta encontrar la película adecuada. Incluso podías pedir consejo al dependiente, que habitualmente era un auténtico cinéfilo. Aunque también es cierto que, a veces, para alquilar algún estreno, te encontrabas con largas colas o incluso lista de espera.

También tenías un apartado para alquilar cine de adultos (X) que habitualmente estaba al fondo del local protegido con unas cortinas.

Los videoclubs poblaban las ciudades como ahora lo hacen los locales de apuestas, pero desgraciadamente no duró muchos años; la piratería, el aumento de canales de televisión y las grandes cadenas tipo Blockbuster terminaron con los pequeños videoclubs. Hoy, apenas quedan regentados por nostálgicos 300 en toda España.

Con la llegada del DVD, a principios del siglo XXI, las cintas de video (VHS) quedaron en desuso y el videodisco digital ocupó su lugar.

Respeto a los reproductores de video, Funai, la última compañía que fabricaba reproductores de vídeo VHS, dejó de producirlos en 2016 debido a la dificultad de adquirir ciertos componentes y por la evidente disminución de las ventas, poniendo fin a toda una época. En la actualidad unas pocas cintas VHS son todo un tesoro para coleccionistas, y llegan a alcanzar precios desorbitados en algunas subastas.

Una década después del último lanzamiento de una gran producción de Hollywood en VHS -“Una historia de violencia”, de David Cronenberg- ha estado surgiendo un movimiento para proteger y preservar este formato olvidado.

Además, debemos tener en cuenta que solo un 50% de las películas que se editaron en VHS han salido en DVD, por lo que el coleccionismo de películas en Video Home System es de suma importancia para evitar la desaparición de muchos títulos, en especial de serie B, que marcaron una época en el séptimo arte.

Infórmate sobre nuestro Curso de Edición y Postproducción de video

Si quieres ser un profesional de lo audiovisual, ¡esta es tu escuela!
Cubre este formulario y un asesor se pondrá en contacto contigo.

El DVD: llega la era digital

El Laserdisc fue el precursor de todas las unidades de almacenamiento óptico, un formato mucho más avanzado que el VHS, con mejor calidad de audio y video, y que solucionaba algunos de los problemas de degradación de los videos de cinta magnética.

Aún así, el Laserdisc no logró desbancar al viejo VHS ni al Betamax debido a su elevado coste y a la imposibilidad de grabación casera. Tampoco las distribuidoras cinematográficas apostaron por este sistema que entró en competición con el VHS, pero que fracasó estrepitosamente.

El origen del DVD tiene lugar en los años ochenta cuando Sony y Philips comienzan a explotar las posibilidades del soporte digital en CD. Primero fue el CD Digital Audio, al que le seguiría el CD-ROM. En 1996 la electrónica de consumo y los fabricantes de ordenadores junto con los estudios de cine llegarían a un acuerdo en el estándar de DVD-Video actual.

En 1997 salieron al mercado estadounidense los primeros reproductores de DVD-Video, que consiguieron vender en el primer año 10 veces más unidades que las del CD. Al año siguiente comenzó la venta en España.

Los DVD (Disco Versátil Digital) llegó con más capacidad de almacenamiento, mejor calidad de audio e imagen y además con posibilidades interactivas que permitían seleccionar el idioma, poner subtítulos o acceder a contenidos extra; como comentarios del director, tomas falsas del rodaje, documentales y demás bonus para el consumidor. También era un formato mucho más estable en el tiempo, presentando un menor deterioro que el VHS.

En el año 2000, las estanterías de los hogares que antes estaban repletas de cintas VHS fueron sustituidas de la noche a la mañana por unos pequeños discos iridiscentes que guardábamos en sus pequeños estuches. Habíamos entrado de lleno en la era digital.

Otro de los motivos por los que el DVD destronó al VHS en apenas un par de años fue su capacidad de almacenamiento (4,7GB o 8,5 los de doble capa) y la posibilidad de copiar o grabar una película en tu ordenador con una grabadora de DVD.

De hecho, aparecieron así las primeras copias pirata de películas y todo un negocio ilícito alrededor de la industria del cine y la música. A pesar de la piratería, los Videoclubs mantuvieron el tipo y también sustituyeron los antiguos VHS por los nuevos DVD y posteriormente por el Blu-ray.

El formato de vídeo físico Blu-ray

El reinado del DVD fue más corto de lo esperado, apenas se mantuvo en la cima del mercado unos 7 años, ya que en 2006 apareció su hermano mayor el Blu-ray. Fue Sony, a través del lanzamiento de su videoconsola PlayStation 3 quien lo puso en el terreno de juego e hizo que se convirtiera en un estándar.

El DVD se empezó a quedar corto de capacidad, ya que las nuevas películas en HD y los nuevos videojuegos empezaban a ocupar cada vez más espacio.

El DVD podía almacenar vídeo con una resolución de 720 x 576 en los territorios PAL, mientras que un Blu-Ray podía ofrecer vídeo a 1.920 x 1.080, la resolución que utilizaban los estudios de cine, por lo que muchas películas se reeditaron en FUllHD.

Durante un tiempo, hubo una lucha por apropiarse del mercado entre el HD DVD y el Blu-ray, pero el apoyo de la industria cinematográfica, Sony con su consola PlayStation 3 y la retirada de Toshiba al cesar la producción de sus productos con sistema de video HD DVD, dio la victoria de la batalla, que no de la guerra, al Blu-ray.

¿El formato físico de vídeo (VHS, DVD y BLU-RAY) está muerto?

Y por fin llegamos al presente, donde el aumento del uso del streaming es imparable y plataformas como Netflix, Disney+, HBO o Amazon, están acaparando la distribución digital de contenido multimedia. La resolución 4k, y pronto 8k, está condenada a distribuirse a través de las plataformas digitales, aunque el blu-ray aún tiene mucho que decir.

El formato físico continúa irremediablemente hacia su desaparición y solo unos pocos amantes del cine siguen manteniendo sus estanterías llenas de DVD y Blu-ray, manteniendo vivo un formato que a pesar de todo sigue dando guerra.

Existe un gran grupo de personas que siguen reproduciendo sus películas en PlayStation 3, PS4, Xbox One o en los actuales reproductores 4K UHD, por lo que se resisten a la muerte del último formato físico.

Por ahora no podemos dar por muerto al Blu-ray ya que se siguen estrenando títulos en este formato y las consolas de nueva generación (PS5 y Xbox Scarlett) si serán compatibles con el formato físico, y ese seguirá siendo el Blu-ray.

Para finalizar, si te gusta el cine, sea en el formato que sea, puedes realizar alguno de los cursos que te ofrece la escuela audiovisual de 35mm:

¿Quieres estudiar cine? Elige el curso de Treintaycinco mm que más te convenga y empieza ahora tu formación:

1.-Curso de técnico/a de sonido

2.-Curso de Maquillaje y Caracterización FX

3.-Curso de edición y postproducción de video

4.-Curso de doblaje

5.-Curso de dirección de fotografía

Categories: Cine

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

Formatos de vídeo físicos: VHS, DVD y BLURAY


Cubre el siguiente formulario