¿Cómo hacer el pitch de tu película?

hacer-pitch-pelicula

Tienes una idea brillante para una película. La trama te parece fascinante, los personajes tienen una profundidad inusual y la fotografía será espectacular. Pero hay un obstáculo entre tu sueño y hacerlo realidad: conseguir la financiación.

Y para ello, necesitas un pitch perfecto. Un discurso breve pero irresistible que venda tu proyecto a productores y atraiga inversores. Un pitch que resuma la esencia de tu historia y despierte el interés y la imaginación de tu audiencia.

Pero… ¿cómo crear un pitch ganador? ¿Cómo contar tu historia de forma convincente en apenas unos minutos? ¿Cómo evitar los errores más comunes y presentar tu película de forma irresistible?

En este artículo encontrarás una guía práctica, paso a paso, para crear un pitch imbatible. Descubrirás las técnicas para enganchar a tu audiencia desde la primera frase.

Al terminar, tendrás las claves para presentar tu proyecto con seguridad y atraer a posibles inversores. Tu idea no se quedará en un cajón por falta de fondos. Podrás por fin pasar a la acción para convertir tu guion en una realidad en la gran pantalla.

¿Preparado para descubrir cómo hacer el pitch de tu película? Sigue leyendo y conviértete en un experto.

¿Qué es el pitch de una película?

Definición y objetivos del pitch

El pitch, también conocido como elevator pitch o presentación, es un discurso breve que debes preparar para presentarle tu idea de película a posibles inversores o productores y convencerlos de que apuesten por tu proyecto.

Se trata de un resumen claro y atractivo de entre 2 y 5 minutos. En ese tiempo, tú, como pitcher o persona que presentas la idea, debes ser capaz de:

  • Explicar la premisa o concepto central de tu historia.
  • Describir el género, tono y enfoque narrativo.
  • Presentar a los personajes principales.
  • Comunicar el arco dramático o hilo conductor de la trama.
  • Transmitir tu propuesta estética o aspecto visual de la película.
  • Destacar el potencial comercial de tu proyecto.

Tu objetivo es captar el interés del público, hacer que visualicen el resultado y que deseen invertir para hacer realidad tu cinta.

En resumen, tu pitch debe sintetizar los elementos clave de la historia y generar empatía y entusiasmo en tus oyentes. Debe ser como un tráiler verbal de tu futura película.

Si estás interesado/a en el
Curso de Guion Audiovisual

Prepara tu discurso de venta

Curso de Guion Audiovisual

El guion: la base de tu pitch

Todo buen pitch parte de tener un guion sólido. Debes estudiar a fondo los personajes, tramas y giros de tu historia para destacar los puntos fuertes. El pitch sintetiza tu guion, no lo reemplaza.

Lee tu guion varias veces buscando los elementos clave que no pueden faltar en el pitch: el momento álgido de un personaje, la frase que define la película, la escena más impactante, etc. El pitch es como un tráiler del guion resaltando lo mejor.

Destaca los puntos fuertes de tu historia

No intentes resumir todo el guion. Selecciona estratégicamente los 3-5 elementos que más engancharán a la audiencia:

  • Un giro argumental inesperado
  • Un conflicto original y bien planteado
  • Personajes carismáticos y bien definidos
  • Un tema que conecte emocionalmente con el público
  • Una propuesta visual llamativa y novedosa

Enfoca tu pitch en vender estos puntos fuertes de forma atractiva. Son tu carta de presentación para causar la mejor primera impresión.

Prepara un discurso de venta basado en los puntos fuertes de tu guion y usando comparaciones inteligentes con éxitos similares. Esto te ayudará a crear un pitch mucho más convincente y atractivo.

Sé breve y directo

Limita tu pitch a máximo 3 minutos

La atención del público se agota rápidamente. Es clave ser conciso y no extenderse más de 3 minutos. Un pitch efectivo dura idealmente entre 90 segundos y 2 minutos.

Ensaya tu discurso para ajustar el tiempo. Graba videos para cronometrarte o pide a un amigo que te avise cuando pases de los 3 minutos. Si te excedes, edita para simplificar.

Ve al grano sin divagar ni dar detalles irrelevantes

No desperdicies tiempo en introducciones largas o divagaciones. Ve directo a la trama, el conflicto central, los personajes clave. Tampoco entres en detalles irrelevantes para el pitch, como fechas, presupuesto, localizaciones.

Centra tu pitch en la idea, la emoción que transmite, por qué el público debe ver esa historia y qué la hace única. Los detalles vendrán después si consigues despertar su interés.

Usa frases cortas y oraciones sencillas

Para expresarte con claridad y ritmo dentro del breve tiempo, usa frases y oraciones simples, directas, sin subordinadas ni palabras rebuscadas. Para causar impacto, no uses más palabras de las necesarias.

Ensaya el pitch para encontrar el equilibrio perfecto entre concisión y la información justa para comunicar la esencia de tu historia irresistiblemente. Recuerda, menos es más en un pitch.

Transmite la esencia visual

Usa imágenes y vídeos para mostrar el tono de tu película

Incluye fotos, conceptual art, storyboards o mood boards que reflejen la propuesta estética. Si tienes un teaser, incluye un clip breve para que visualicen rápidamente el estilo y la atmósfera de tu cinta.

Las imágenes tienen un gran impacto. Permiten captar la esencia del tono visual en segundos, de una manera que solo describirlo con palabras no lograría. Aprovecha al máximo esta ventaja en tu pitch.

Describe verbalmente la puesta en escena

Aunque uses imágenes de apoyo, dedica también algunas frases a describir con palabras clave el estilo visual: la paleta de colores, la ubicación, el vestuario, las texturas principales, el tipo de iluminación, etc. Por ejemplo: «La fotografía es sombría, con luces frías y ambientada en decorados retrofuturistas plagados de neones”.

Ayuda a los inversores a imaginar el resultado final

Tu gran objetivo es que la audiencia pueda hacerse una imagen mental vívida del tono visual de la película. Las referencias ayudan a evocar los futuros encuadres en su mente, la fotografía, el diseño de producción. Despierta su imaginación para que visualicen el estilo que le darás a la historia.

En resumen, combina imágenes de apoyo con una buena descripción verbal del estilo visual. Esto resulta muy efectivo para transmitir la atmósfera y el tono de tu futura película en pocos segundos. Despertar su imaginación visual es clave para un pitch ganador.

Engancha al público

Usa un opening impactante que atrape desde el inicio

Comienza con una frase o escena que sorprenda y genere un momento «wow». Por ejemplo: «Mi película empieza cuando la protagonista despierta atada a una silla en medio de la nada». Esta frase intrigante crea expectativa y despierta interés en la historia desde el primer segundo.

Un arranque impactante es esencial para enganchar la atención del público y generar el deseo de saber qué pasará después. Debes causar una gran primera impresión.

Incorpora elementos irresistibles como giros inesperados

Destaca giros argumentales, revelaciones impactantes o cliffhangers que el público desee ver desarrollados en pantalla. Por ejemplo: «Cuando el protagonista descubre que su pareja es un alienígena, se desmaya sido infiel con su hermano gemelo, jura vengarse”. Este tipo de giro dramático engancha al público y despierta su deseo de ver más.

Resalta los momentos más atractivos, enigmáticos, tensos y emocionantes de la trama. Aquello que la audiencia no podrá resistirse a ver representado en la gran pantalla. Selecciona estratégicamente estos elementos irresistibles.

Engancha al público desde la primera frase y después incorpora momentos brillantes como giros y revelaciones que despierten las ganas de ver tu historia. Un pitch que atrape la atención y genere necesidad de ver más, tiene mucho ganado.

Demuestra pasión y seguridad

Transmite entusiasmo y convicción sobre tu proyecto

Tu energía y pasión deben trasmitirse en el tono de voz y lenguaje corporal. Habla con entusiasmo sobre lo que te inspira profundamente de la historia y por qué nació tu deseo de contarla en imágenes. Debes contagiar al público de tu propia convicción y fe en la película.

Tu pasión será la mejor prueba de que esta historia merece ser filmada. Si no te apasiona a ti primero, no podrás despertar pasión en los demás. Transmite desde el corazón por qué este proyecto significa tanto para ti.

Contesta preguntas con seguridad y conocimiento

Durante la ronda de preguntas posterior al pitch, muestra que dominas a fondo todos los aspectos del proyecto. Responde con seguridad y certeza cualquier duda del público sobre la trama, los personajes, el aspecto visual, o cualquier otro detalle.

Transmite total confianza en tu visión creativa y en tu capacidad para dirigir la película exitosamente. Tu conocimiento y seguridad disiparán cualquier duda de los inversores. Demuestra que tienes el control total del proyecto.

En resumen, impregna tu pitch de una pasión contagiosa y después refuerza la credibilidad contestando preguntas con total dominio y conocimiento de la propuesta. Tu seguridad y entusiasmo conquistarán a la audiencia.

Ten un cierre memorable

Termina con un statement final que resuma la esencia de tu película

El cierre es casi tan importante como el inicio. Debes provocar una última emoción y dejar clara la esencia de la cinta en una frase final impactante.

Por ejemplo: «Al final, esta es una historia sobre la redención y sobre segundas oportunidades». O también: «Esta película trata sobre cómo el amor puede cambiar nuestras vidas». Resume el tema central en una frase que sintetice el corazón de tu historia.

Deja una última impresión imborrable en tu audiencia

Sea con una frase que destaque el tema principal, la revelación de algún misterio o giro final, o con una pregunta abierta que deje pensando al público, busca provocar una fuerte impresión final.

Esta última idea debe quedar alojada en sus mentes, esa frase que no olvidarán. El cierre perfecto para tu pitch es la cereza del pastel, tan potente que sigan hablando de tu película al salir de la sala.

Ensaya diferentes opciones de cierre impactante y prueba cuál funciona mejor para tu historia. El final ideal sintetiza tu visión y deja con una promesa irresistible de lo que verán en pantalla. Si logras un gran final, tu pitch despertará el interés que estás buscando.

Conclusión y consejos formativos

En conclusión, el pitch o presentación de una idea cinematográfica es un arte que todo director o productor debe dominar para triunfar en la industria. Un buen pitch puede abrirte las puertas a la financiación, mientras que uno mediocre puede hundir tu proyecto antes de empezar.

Recuerda, los puntos clave para crear un buen pitch son: partir de un buen guion y destacar sus fortalezas, ser extremadamente breve y directo, transmitir la esencia visual, enganchar con un inicio y cierre impactantes, demostrar seguridad y pasión.

En un pitch ganador, cada segundo cuenta. Debes seleccionar los mejores elementos de tu historia y presentarlos de forma dinámica y convincente. Tu energía, conocimiento y habilidades comunicativas serán tu mejor baza.

Para perfeccionar tus dotes como guionista y pitcher, te recomendamos el fantástico Curso de Guion de Treintaycinco mm. Sus lecciones y ejercicios prácticos te ayudarán a escribir guiones sólidos y desarrollar un pitch imbatible. Con las herramientas adecuadas, muy pronto verás tu película hecha realidad. ¡La gloria en la gran pantalla te espera!

Fuentes y recursos de información

Comprobamos el contenido y la veracidad del conocimiento presentado en este artículo a través de nuestro proceso editoria y de verificación de la información, para asegurarnos de que sea preciso y confiable.

Conoce el proceso editorial

¡Consigue gratis nuestro índice del temario!

Icon guion

Curso de Guion Audiovisual

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!