11 Oct 2019by Juan

Historia del sonido: desde el fonoautógrafo hasta el futuro

Historia del sonido: desde el fonoautógrafo hasta el futuro

La Historia del Sonido ha tratado, desde que éste comenzó a ser entendido como una onda que era capaz de viajar por el aire, de agrupar todas las investigaciones y teorías surgidas alrededor de su existencia, naturaleza y comportamiento…

Pero no te preocupes, no vamos a tratar temas científicos. En este artículo vamos a centrarnos en un apartado concreto de la historia: en la continua lucha del ser humano por atrapar, registrar y reproducir el sonido.

 

Desde el Fonoautógrafo hasta el actual Streaming

A lo largo de la historia del sonido, la evolución tecnológica ha hecho posible la aparición de nuevos recursos para grabar y reproducir el sonido, muchos de los artilugios y formatos que durante un tiempo parecían destinados a permanecer en nuestras vidas, han quedado obsoletos en un corto periodo de tiempo. Desde el disco de vinilo pasando por el casete o el Cd, todos han quedado por el camino.

Pero… ¿dónde empezó todo?

 

Inicios de la grabación y reproducción de sonido

Corría el año 1857, cuando el francés (impresor, librero y escritor) Édouard-Léon Scott inventó y patentó el FONOAUTÓGRAFO. Este fue el primer artefacto en registrar sonidos en forma de una línea con pequeñas variaciones. Su primera grabación fue en 1860.

En el año 1877, Thomas Edison, considerado el inventor más importante de Estados Unidos, patentó el FONÓGRAFO. Un artilugio que era capaz de grabar sonidos y, como gran novedad, también los reproducía.

Posteriormente, en 1887, en la historia del sonido se registró el GRAMÓFONO, una mejora del Fonógrafo realizado en el laboratorio de Alexandre Graham Bell, que incluía cilindros de cartón revestidos de cera y un lápiz de corte que se movía de un lado a otro en un surco en zigzag alrededor del registro. Se convirtió en el  dispositivo más común para grabar y reproducir sonidos.

 

Aparición de los eternos discos de vinilo

En la década de 1890, Emilie Berliner inventó los discos que sustituyeron al cilindro. Tenían 13 cm de diámetro y eran reproducidos por un Gramófono impulsado a mano. Eran de goma laca, giraban a 78 PRM (revoluciones por minuto) y estaban grabados por una sola cara.

Las posteriores mejoras del Gramófono incluyeron modificaciones en la plataforma giratoria y su sistema de accionado, el lápiz o aguja y los sistemas de sonido y ecualización.

Su heredero el Tocadiscos apareció en 1925 con la idea de reproducir música de forma eléctrica y no mecánica. Su aparición revolucionó la forma de escuchar música, ya no era necesario ir a ver un grupo en directo para escuchar sus temas, todo el mundo podía tener un tocadiscos en casa.

No fue hasta la década de 1940 que los tocadiscos se hicieron famosos. Su época dorada fueron los años 60 cuando se abarataron y la música rock se convirtió en la banda sonora de la década.

Los discos de vinilo curiosamente han sobrevivido hasta nuestros tiempos y vuelven a estar de moda gracias al auge del consumo de productos retro o vintage.

 

El casete compacto y el walkman

El casete compacto o cassette (en francés cajita), es un formato de grabación de sonido o vídeo en cinta magnética que fue utilizado entre principios de los años 1970 y principios de la década de 1990.

Todo comenzó en la exposición universal de Paris de 1900 con la aparición del MAGNETÓFONO. Este permite registrar en un soporte magnético adherido a una cinta plástica sonidos mediante el procesamiento de señales eléctricas provenientes de micrófonos, como la voz humana, instrumentos acústicos o eléctricos.

Estuvo presente durante décadas, desde los rudimentarios modelos de los años 30, hasta los  magnetófonos que lograban una buena calidad de sonido en los años 50, justo cuando comenzaba la fiebre juvenil por el rock and roll.

En 1962 aparece el famoso casete compacto, creado por la empresa Philips. Se convirtió en una alternativa al disco de vinilo con la ventaja de ser mucho más manejable y regrabable.

¿Quién no ha visto en una película al típico chico con su radiocasete en el hombro? Por fin la música se podía sacar a la calle. Las pandillas de jóvenes podían bailar y marcar su propio estilo (surgió la cultura hip hop y el break-dance).

Durante los años 80 la popularidad del casete creció aún más gracias a las grabadoras portátiles de bolsillo y los reproductores hi-fi como el Walkman de Sony. Pesaba poco, cabía en tu bolsillo, funcionaba con dos pilas AA y no molestabas a nadie porque solo tú escuchabas tu música con los auriculares. ¿Se podía pedir más?

El Walkman llegaría a vender 385 millones de unidades en los siguientes 30 años y se convertiría en un hito del nuevo modo de consumo personalizado de música.

Los casetes permitieron a la juventud sustituir las cartas escritas de amor por cintas grabadas con sus canciones preferidas, realizar remixes o grabar su propia voz. Era muy común grabarle una cinta a una chica o a un chico para declarar el amor. ¿Te imaginas hacer esto hoy en día? Sin duda, el gesto sería muy original pero… ¿dónde reproduciría tu amado/a tu mensaje de amor?

Esta historia de amor con el casete comenzó su declive a final de los años 80 con la aparición del atractivo CD. 

 

CD, HD DVD y Bluray, una batalla sin vencedores

El disco compacto (CD) fue creado en 1979 por el holandés Kees Schouhamer de Philips y el japonés Toshitada Doi de Sony.

El 1 de Octubre de 1982, Sony lanzó en Japón el primer reproductor de Compact Disc; el SONY CDP-101, que utilizaba tecnología láser para leer los datos de los CDs.

El primer CD de música que CBS/SONY comercializó para este reproductor fue el disco 52nd Street, de Billy Joel, como el consumidor aun no tenía reproductores de CD, sus ventas fueron escasas. Tuvieron que pasar 3 años hasta que un grupo fuese capaz de vender 1 millón de copias de su álbum en formato CD; Brothers in Arms de Dire Straits.

La tecnología de audio digital del CD desbancó rápidamente a la de los formatos analógicos que lo precedían y se convirtió en el rey de la pista.

En 1984 salieron al mundo de la informática sustituyendo al disquete y permitiendo almacenar 650 Mb frente a los 1,44Mb del disquete (Toda una revolución).

Esta parte de la historia del sonido y la música hizo que guardásemos nuestros casetes y nuestros viejos vinilos en un cajón y los remplazásemos por esos pequeños discos brillantes e iridiscentes que prometían ser el formato definitivo, pero nada es definitivo.

En este vertiginoso avance llegaron las grabadoras de CDs, las primeras unidades eran realmente caras, llegando a tener precios en torno a los 2500 y 4000 dólares. No obstante los precios fueron bajando rápidamente y ya a comienzos de 2005, se podía adquirir un grabador de DVD entre 69 y 250 euros.

Todo el mundo tenía una grabadora en su ordenador y se masificó la piratería. A principios de los 2000 (Han pasado casi 20 años) los jóvenes se dedicaban en internet a chatear, revisar su correo electrónico y a quemar CDs (gravar archivos) en formato Mp3.

En el año 2007 se habían vendido 200 mil millones de CD en el mundo desde su creación, en 2010 toco techo y comenzó su declive. La música en digital superó las ventas de los formatos físicos por primera vez en 2015.

Durante un tiempo hubo una lucha por apropiarse del mercado entre el HD DVD y el Bluray, pero fue una batalla sin ganadores, apareció la actual memoria USB.

Todas estas circunstancias hicieron que las ganancias de las discográficas disminuyeran drásticamente y el consumo de música se transformó radicalmente hasta el punto de la inminente desaparición de su formato físico.

Hoy podemos encontrar nuestros queridos CD y DVD colgados de las ramas de los árboles o en algún cultivo para espantar pájaros.

En la actualidad la música se consume mayoritariamente en Streaming a través de diferentes plataformas de internet. Napster abrió el camino a las actuales (Spotify, Amazon Music, SoundCloud o Youtube).

 

Altavoces inteligentes, presente y futuro

Llegamos al presente de la historia del sonido, quizás deberíamos guardar un minuto de silencio por todos los formatos, artilugios, aparatos y chismes que se han quedado en el camino y que han formado parte de nuestras vidas…pero no nos vamos a poner sentimentales, miremos al futuro:

Los sistemas operativos personales junto con el altavoz inteligente se perfilan como elementos destacados en el futuro del sonido y la música.

Estos dispositivos pueden hacer que los sonidos se integren en los diferentes espacios que habitamos, ya sea en el trabajo, en el supermercado o en el hogar. Por ello las plataformas tecnológicas ya se encuentran trabajando en diferentes piezas de audio que se adapten a los diferentes estados de ánimo, a la atmósfera que queremos crear o, incluso, a los objetos que nos rodean… Sí,  los objetos también necesitan expresarse.

Estamos a las puertas de un mundo ultraconectado, el llamado internet de las cosas. Google, como no, apuesta fuerte en este campo con el desarrollo de su sistema operativo Brillo basado en android y la plataforma de comunicación Weave, con la que pretende interconectar todo lo que nos rodea, desde una bombilla, a un automóvil o a un edificio entero.

Con esta tecnología al llegar a casa y dependiendo de lo que hayas programado previamente; tu puerta se abrirá automáticamente, se encenderán las luces con la intensidad necesaria, se encenderá el horno, tu bañera se llenará de agua con la temperatura ideal y comenzará a sonar tu música favorita o el sonido de las olas del mar. Si quieres cambiar algo solo tendrás que comentárselo a tu Sistema operativo o a tu altavoz inteligente, así de fácil.

Creemos que el consumo de música y sonido asistido por voz son el presente y el futuro.  ¿Cuánto tiempo reinará y cuál será el siguiente paso? Con la ciencia y la tecnología avanzando a velocidad de vértigo… pronto lo sabremos.

Si eres como las personas que a lo largo de la historia han tratado de atrapar y manipular el sonido estás de suerte:  no dudes en realizar el curso de Técnico de sonido de Treintaycinco mm. Dirige tu sueño. Practica Treintaycinco.

Categories: Sonido

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de técnico de sonido


Cubre el siguiente formulario