07 Nov 2020by 35mm.es

Jesús Franco

Jesús Franco

En el artículo de hoy profundizaremos en la carrera cinematográfica de Jesús Franco, también conocido como Jess Franco, uno de los directores españoles de cine fantástico, ciencia ficción y terror más prolíficos de los años 60 y 70.

Si quieres conocer en profundidad su carrera cinematográfica y sus mejores películas, quédate con nosotros… descubrirás auténticas joyas de culto del séptimo arte.

 

¿Quién es Jesús Franco? Sus inicios

Jesús Franco nació el 2 de abril de 1930 en Málaga, España. Criado en el seno de una familia acomodada, Franco sintió interés desde muy joven por la música. Siguiendo los pasos de su hermano, el pianista y compositor Enrique Franco, Jesús comenzó a estudiar piano en el conservatorio de Madrid.

Durante esa época Jesús comienza a dirigir un programa de jazz en la radio de la escuela y posteriormente a tocar en una orquesta de salsa y música cubana. Pero su padre, médico militar descontento con que su hijo tocase montunos en una orquesta con camisa de volantes y faja, le obliga a ir a la universidad como interno.

Jesús, que acepta o tiene que abandonar el hogar familiar, ingresa, para no disgustar a su madre, en el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (IIEC), donde permanece dos años compaginando sus estudios con la escritura de novelas policíacas bajo el pseudónimo de David Khunne.

Franco continuó tocando jazz en clubs de Madrid y Barcelona y trabajando como director y actor de teatro. Su intención era ahorrar para viajar a París. Cuando logró reunir el dinero suficiente, compró un billete de tren en tercera clase y se fue a la capital francesa.

Durante su estancia en París, Franco estudió técnicas de dirección y aprovechó para ver películas en la filmoteca de la universidad. Poco después regresaría a España para trabajar en la banda sonora y como asistente de dirección en Cómicos (1954), la primera película de Juan Antonio Bardem (tío de Javier Bardem), al que había conocido en el IIEC.

A partir de ese momento, Jesús Franco decide dejar el mundo de la música y comienza a colaborar con directores como el propio Bardem, León Klimovsky o Luis García Berlanga.

Los primeros trabajos de Jesús Franco en solitario fueron documentales y cortometrajes de temática histórica. Su película Estampas guipuzcoanas número 2: Pío Baroja (1960) recibió el premio al mejor cortometraje en español en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

El primer largometraje de Franco es una comedia titulada Tenemos 18 años (1959) producida por Luis García Berlanga e interpretada por Terele Pávez, Isana Medel y Antonio Ozores.

Película completa en castellano

A partir de su debut, Jesús Franco comienza una prolífica carrera cinematográfica, primero en España y posteriormente, huyendo de la censura del régimen franquista, en países como Francia, Alemania, Suiza, Portugal, Italia o Estados Unidos.

 

Inicio en el cine de terror

Tras su debut como director, Jesús Franco se introduce de lleno en el género de terror, un género casi inexistente por aquel entonces en España.

En 1960, Franco lleva a Marius Lesoeur y Sergio Newman, dos amigos productores, a ver la recién estrenada película de terror de la productora inglesa Hammer; Las novias de Drácula. Tras su visionado, los tres deciden entrar en el apasionante mundo del cine de terror.

En 1962 Jesús Franco alcanza cierto éxito con la película Gritos en la noche (1962), un film en el que aparece por primera vez el icónico personaje, Doctor Orloff, un científico loco que sería recurrente durante toda la carrera cinematográfica de Franco.

La cinta que relata la historia de un famoso cirujano que se dedica a secuestrar y asesinar jovencitas para recomponer el rostro de su bella hija, desfigurado en un incendio, está considerada uno de los primeros ejemplos del género de terror gótico y fantaterror en el cine español.

Otra película destacada de esa época es La mano de un hombre muerto (1962), una coproducción hispano-francesa basada en una novel a que había escrito bajo el pseudónimo de David Khune.

Con los primeros títulos de terror, Jesús Franco se gana una reputación y es aclamado por los aficionados del género. Pero también se gana la enemistad con el régimen franquista, con el que tiene multitud de problemas debido a la habitual censura de la época.

Afortunadamente Jesús Franco habla francés e inglés y esto le posibilita salir de España y trabajar en otros países.

En 1962 Franco se casa con Nicole Guettard, actriz que participará en muchas de sus películas. Nicole también trabajaría como asesora de guiones en muchas de las películas de Franco.

En 1963 Jesús Franco colabora como ayudante de dirección con el cineasta estadounidense Nicholas Ray, en la película 55 días en Pekín (1963), un drama bélico protagonizado por Charlton Heston, Ava Gardner y David Niven.

Al año siguiente Franco dirige El Secreto del Dr. Orloff (1964) otra producción hispano francesa de la que realiza una doble versión con escenas eróticas para el mercado extranjero.

A mediados de la década de los 60 y con el apoyo de diferentes productores extranjeros, Franco tiene la posibilidad de filmar todo tipo de géneros: comedia, drama, musical e incluso pornografía.

 

Jesús Franco: Actor y colaborador de Orson Welles

Jesús Franco también ha trabajado como actor en numerosas películas. En 1964 formaba parte del elenco de uno de los clásicos del cine español, El extraño viaje, un curioso film dirigido por Fernando Fernán Gómez y protagonizado por Carlos Larrañaga, Tota Alba, Lina Canalejas y Rafaela Aparicio.

La película está basada en el “Crimen de Mazarrón”, un suceso ocurrido en un pueblo situado al sur de la comunidad murciana y que tiempo atrás había aparecido en varios números del periódico El Caso. Lamentablemente, la cinta fue censurada nada más estrenarse y no recuperaría su prestigio hasta el año 1970, cuando fue premiada por el Círculo de Escritores Cinematográficos.

Jesús Franco encarna a Venancio el hermano de Paquita (Rafaela Aparicio) e Ignacia (Tota Alba) que entablan relación con Fernando (Carlos Larrañaga), un músico que esconde oscuras intenciones. Podéis ver a Jesús Franco en el siguiente fragmento de la película.

Poco después Franco dirige La muerte silba un blues (1964), una película policíaca rodada en Marbella que llama la atención del mismísimo Orson Welles. El director estadounidense se pone en contacto con Jesús Franco, ya que está buscando un director para la segunda unidad de su próximo proyecto: Campanadas de media noche (1965).

Jesús Franco pasa ocho meses filmando en Girona junto a Orson Welles, en una de las experiencias más importantes y enriquecedoras de su vida.

 

Primer éxito internacional

Durante la década de los años 60 Jesús Franco filmaría más de 25 películas, muchas de ellas firmadas bajo pseudónimos. El nombre de Jesús Franco no funcionaba muy bien en el extranjero, donde cada vez filmaba más películas, por lo que finalmente decide eliminar una letra y firmar como Jess Franco. Este nombre evolucionaría posteriormente a Jess Franks y a muchísimos otros pseudónimos, principalmente obtenidos de nombres de músicos de jazz muertos.

En 1967 llegaría su primer éxito internacional Necronomicon (“Succubus” en el mercado internacional).

La película protagonizada por la actriz francesa Janine Reynaud no tiene nada que ver con el libro demoníaco ideado por el escritor H.P. Lovecraft, que inspiraría después a otros cineastas como Sam Raimi.

El guion de la película Necronomicon fue rechazado en España por el Ministerio de Cultura debido a su temática y a su alto contenido sexual. Fue entonces cuando Jesús Franco descubrió que podía filmar fuera de su país, librarse definitivamente de la censura y realizar la película que realmente quería. (En Necronomicon Franco puso todo lo que hasta ese momento le había sido prohibido).

La trama de la película de Franco, la primera realizada íntegramente fuera de España, se desarrolla en un club nocturno donde se realizan actos sadomasoquistas y asesinatos ficticios. Necronomicon fue filmada en Lisboa y Berlín occidental y se estrenó en el 17º Festival Internacional de Cine de Berlín en 1967. Posteriormente, gracias al boca a boca y a sus escenas de terror y sexo, fue un éxito de taquilla internacional, menos en España que no se estrenó.

El legendario director austríaco Fritz Lang (“Metrópolis”, “1927” o “M, el vampiro de Düsseldorf”) alabó la originalidad y la calidad de la película.

A pesar de su relativo éxito internacional, en España Jesús Franco fue repudiado. Cansado de la situación, decide mudarse a Francia a finales de la década de los 60, donde, a salvo de la despiadada censura franquista, comienza a realizar un cine mucho más violento y erótico. Sin embargo, esta decisión lo relega, tristemente, a un tipo de cine menos comercial y de bajo presupuesto.

La temática de las películas de Jess Franco comienza a girar en torno al erotismo, el vampirismo, los zombis, o el sadomasoquismo. También realiza películas de exploitation, giallo, ciencia ficción o aventuras en la jungla.

A finales de los 60 llegarían otros títulos relevantes del director com Fu-manchú y el beso de la muerte (1968) protagonizada por Chistopher Lee, donde interpreta por primera vez al villano oriental o Marqués de Sade: Justine (1969), basada en los escritos de Sade y protagonizada por Klaus Kinski y actrices italianas de la talla de Maria Rohm y Romina Power.

Jesús Franco comenzaría la prolífica década de los 70 con varios proyectos importantes. El Conde Drácula (1970) considerada una de las primeras adaptaciones fieles de la novela de Bram Stoker y protagonizada de nuevo por el conocido actor británico Christopher Lee.

En la película también participan el actor alemán Klaus Kinski (que rodó 9 películas con Franco) y la bellísima actriz española Soledad Miranda, quien repetiría protagonismo en Las vampiras (1971) otra película fundamental en la filmografía de Jesús Franco donde explora la sexualidad lésbica de las vampiras y que encumbra a la actriz sevillana a la fama internacional.

Desgraciadamente, Soledad Miranda murió poco después en un accidente automovilístico en Portugal, justo cuando su carrera cinematográfica comenzaba a despegar.

En los años 70 Jesús Franco rodaba tantas películas que decidió montar su propia productora, Manacoa Films. Bajo su propio sello llegó a filmar hasta 10 títulos en un mismo año, aprovechando en muchas ocasiones el mismo material, el reparto e incluso el metraje para varios proyectos.

Muchos actores descubrieron, años más tarde, que habían protagonizado películas por las que ni siquiera les habían pagado. También se dedicó a rodar dobles e incluso triples versiones de sus cintas, con más o menos contenido sexual dependiendo del mercado.

Poco después de la muerte de Soledad Miranda, Jesús Franco conoce a la actriz Lina Romay, casada en ese momento con el actor Ramon Ardid. Ambos actores protagonizan en la década de los 70 diecinueve películas de Franco. Entre ellas Lorna, la exorcista (1974), una cinta sexual de posesiones; o Jack el destripador (1976) una película suiza protagonizada por Klaus Kinski en la que regresa el icónico Dr. Orloff.

La amistad entre Lina Romay y Franco va creciendo con los años. A finales de la década, después de dejar a sus respectivas parejas, comienzan una relación. Se casaron oficialmente en 2008.

A finales de la década de los 70, el director malagueño continúo realizando películas a un ritmo frenético, hasta 10 títulos en un año. Además, cada título contenía más contenido erótico que el anterior, por los que muchos sectores de la industria lo consideraron un director de cine X.

 

Años 80: declive y cine X

A finales de los 70 Jesús Franco filma infinidad de películas con clasificación X. Afortunadamente regresa al género de terror a principios de los 80, con títulos tan trascendentales en su filmografía como los siguientes:

  • Colegialas violadas (Bloody Moon, 1981). Una película de terror slasher con un título desafortunado en España ya que no trata sobre colegialas.
  • El hundimiento de la casa Usher (1982). Una adaptación del cuento de terror homónimo escrito por Edgar Allan Poe.
  • Sola ante el terror (1986). Una cinta que supone el regreso de Jesús Franco a España y una de las últimas grandes obras del director.

Prácticamente las demás cintas ochenteras son películas eróticas o incluso pornográficas, la mayoría protagonizadas por su compañera Lina Romay (declarada exhibicionista), en las que a menudo aparecen largas tomas de mujeres desnudas retozando en la cama.

 

Años 90: regreso y reconocimiento

A mediados de los años 90 Jesús Franco regresa a las salas de cine españolas con el estreno de Killer barbys (1996), una película, protagonizada por Santiago Segura, Mariangela Giordano, Aldo Sambrelli y Silvia Superstar, que gira en torno al grupo de punk gallego Killer Barbies.

La cinta de bajo presupuesto, que relata como un grupo de música sufre un accidente y se ve obligado a pernoctar en una alejada mansión, tuvo un relativo éxito de taquilla y supuso el redescubrimiento del director y su extensa filmografía por parte de una nueva generación de espectadores.

El estreno de “Killer Barbys” coincidió con un homenaje internacional y una reivindicación de su obra en la ciudad de Nueva York, donde Jess Franco recibió un premio por su trayectoria de manos del emblemático productor Roger Corman.

En España tardamos un poco más en reconocer su trayectoria profesional (nadie es profeta es su tierra). En la vigésimo tercera edición de los premios Goya, celebrada el 1 de febrero de 2009, la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de España le entregó el premio Goya de Honor por su extensa trayectoria cinematográfica.

El director, que nuca dejó de trabajar, estuvo activo profesionalmente hasta su muerte con 82 años el 2 de abril de 2012 tras sufrir un ictus. Su mujer y musa, Lina Romay, había fallecido a la edad de 57 años, víctima de un cáncer, 2 meses antes.

 

Las 5 mejores películas de Jesús Franco

A continuación, compartimos con todos vosotros una lista con las mejores 5 películas de Jesús Franco.

 

Gritos en la noche (1962)

Gritos en la noche es una de las películas pioneras del cine de terror español y en ella aparece por primera vez la figura del icónico personaje de Franco, el Doctor Orloff.

La historia de Franco está inspirada en la película francesa Los ojos sin rostro (1959) del director George Franju, filme que también inspiraría, mucho después, al director manchego Pedro Almodovar para su película La piel que habito (2010).

gritos en la noche jesús franco

Argumento:

El doctor Orloff se dedica a secuestrar chicas de clubs nocturnos o cabarets con la ayuda de su criado Morpho.  Su intención es reconstruir el rostro de su hija, desfigurada en un accidente. El hallazgo del collar de una de sus víctimas pone a la policía sobre su pista.

 

Necronomicon (1967)

Estamos ante el primer éxito internacional de Jesús Franco. El director malagueño tuvo la oportunidad de plasmar en esta película, rodada en Berlín occidental y Lisboa, todas las ideas que hasta entonces le había impedido desarrollar la censura española.

necronomicon jesús franco

Argumento:

Lorna Green trabaja como bailarina en uno de los nightclubs más célebres de Lisboa, el Nov Club. Su personaje, Caranche, participa en un espectáculo sadomasoquista que culmina con un asesinato ficticio. Sus actuaciones tienen un gran éxito, pero Lorna empieza a dejarse influenciar mentalmente por su personaje y comienza a mezclar peligrosamente realidad con ficción.

 

El conde Drácula (1970)

La película protagonizada por el actor británico Christopher Lee, Herbert Lom, Klaus Kinski y la sevillana Soledad Miranda está considerada una de las primeras adaptaciones fieles de la novela de Bram Stoker.

jesús franco el conde drácula

Argumento:

El abogado inglés Jonathan Harker llega al castillo del Conde Drácula para cerrar un importante trato comercial. Poco tiempo después descubre que se encuentra rodeado de vampiros. Tras huir del castillo acaba en el sanatorio del profesor Van Helsing. Allí llegarán también Mina, prometida de Jonathan y su amiga Lucy, que se verán amenazadas por la siniestra presencia de Drácula.

 

 

Fu-Manchú y el beso de la muerte (1968)

The Blood of Fu Manchu (1968) fue la primera película que Christopher Lee (Star Wars o El señor de los anillos) rodó bajo la dirección de Jesús Franco. El actor británico ya había encarnado al malvado doctor Fu Manchú, personaje creado por Sax Rohmer, en Las novias de Fu-Manchu (1966), producida por la Hammer.

fu manchú beso de la muerte jesús franco

Argumento:

Fu-Manchú planea dominar el mundo desde su guarida oculta en la selva amazónica. Allí ha descubierto un antiguo veneno inca que tiene la particularidad de ser inocuo para las mujeres, pero letal para los hombres. Sus bellas servidoras besarán a 10 mandatarios de distintos gobiernos y los envenenarán.

 

Las vampiras (Vampyros Lesbos, 1971)

Vampyros Lesbos (1971), protagonizada por Soledad Miranda, Ewa Strömberg, Dennis Price y Paul Muller, es una de las películas más emblemáticas del director malagueño, en ella Franco explora la sexualidad lésbica de las vampiras.

vampyras lesbos jesús franco

En España la censura eliminó las escenas lésbicas y los desnudos, pasando a titularse simplemente Las Vampiras. También debemos resaltar su magnífica banda sonora, obra del compositor Manfred Hubler y del propio Jesús Franco.

Argumento:

Nadia (Soledad Miranda) vive en una isla desierta donde en el pasado tuvo su residencia el Doctor Orloff, su padre. Un día recibe la visita de una mujer que le trae un testamento por el que la joven heredará la mansión del conde Drácula, de quien es última descendiente.

 

Una película inédita de Jesús Franco

En 2019 la Filmoteca Española descubría una película inédita de Jesús Franco que se consideraba perdida. El negativo de Vaya luna de miel (1979) aparecía en los archivos de la filmoteca y se estrenaba para conmemorar los 30 años de la institución en el rehabilitado Cine Doré. Los protagonistas del film, basado en un relato de Edgar Allan Poe, son Lina Romay y Emilio Álvarez.

vaya luna de miel jesús franco

Argumento:

Una pareja viaja de luna de miel a las Bananas. Allí, después de una serie de equívocos, serán confundidos con los responsables de revelar un enorme yacimiento de oro.

Película completa en castellano

Terminamos aquí nuestro viaje por la trayectoria profesional de Jesús Franco, un prolífico e irreverente cineasta que durante su carrera tuvo que hacer frente a la censura franquista y al bajo presupuesto de sus proyectos. Aun así, tuvo el honor de colaborar con grandes cineastas como Orson Welles o dirigir estrellas internacionales de la talla de Christopher Lee, Klaus Kinski o Herbert Lom.

Jesús Franco es, sin duda, uno de los cineastas españoles más importantes del cine de serie B, el terror y el erotismo.

 

Fórmate en audiovisuales

Para finalizar recordarte que la escuela 35 mm pone a tu disposición un amplio catálogo de cursos relacionados con el sector audiovisual. Dirección audiovisual, maquillaje y caracterización de efectos especiales, doblaje, técnico de sonido…

En 35 mm podrás prepararte en el ámbito audiovisual que prefieras. ¡Elige el curso de que más te convenga y empieza ahora tu formación!

Categories: Cine