lettering

Descubriendo la magia del lettering en el diseño gráfico

Logo 35mm

De un tiempo a esta parte han surgido numerosos contenidos —online o editoriales— con guías para aprender a hacer lettering en diseño gráfico. Ya no son solo los/as profesionales los/as que se interesan en este método, con el que se consigue dar a las tipografías una verdadera vuelta de tuerca.

Saber trazar letras de esta forma tan curiosa es un plus para los/as diseñadores, que pueden enriquecer aún más sus proyectos para logos, cartelería o plataformas web. En el Curso de Diseño Gráfico de Treintaycinco mm encontrarás todas las herramientas para crear trabajos impactantes en cualquiera de estos sectores y dominar la apariencia de las tipografías. ¡Descubre lo que el lettering es capaz de hacer con ellas!

¿Qué es el lettering?

En diseño gráfico, el lettering es el arte de plasmar letras con formas y efectos estéticos. El objetivo no es el pragmatismo, sino la belleza, que se realza añadiendo florituras y degradados de color.

Los/as expertos/as suelen diferenciarlo de la escritura señalando que se trata de dibujar más que de escribir. Se enfoca como una obra en sí misma y normalmente se realiza a mano antes de pasarlo a soportes digitales.

Lo habitual es hacer lettering a mano, pero también pueden usarse softwares específicos

De este modo, las herramientas básicas que se utilizan para realizar las piezas son el lápiz y el papel. Pero el mercado se ha encargado de crear instrumentos específicos para el lettering. En diseño gráfico, son especialmente populares los brush pens y los pinceles con base de agua. Con ellos, es posible trazar mensajes con apariencias de toda clase, y adaptarlas mejor a los distintos tipos de diseño gráfico que existen.

Icono temario
Si estás interesado/a en el
Curso de Diseño Gráfico

Tipos de lettering: desde lo clásico hasta lo contemporáneo

El germen de lo que hoy conocemos como lettering en diseño gráfico surgió hace siglos. Los griegos y los romanos, por ejemplo, ya se preocupaban por la apariencia de su tipografía, una idea que alcanzó su máximo potencial con los escribas del Medievo.

Las prácticas actuales de la disciplina se han diversificado, en función del enfoque que se le da a las letras y a los instrumentos que requieren. A continuación, compartimos contigo la clasificación más habitual. ¡No te la pierdas!

Brush lettering

Antes hemos mencionado el brush pen como una de las herramientas más populares. ¡Y también lo es el brush lettering!

Esta forma de dibujar los mensajes se caracteriza por combinar trazos finos y gruesos, fácilmente realizables gracias a la punta flexible de estos rotuladores. La apariencia final es parecida a la de la caligrafía, aunque mucho más decorativa. Se intercalan colores, líneas y puntos o trazos con otros materiales hasta que el/la artista ve completa su obra.

Bounce lettering

El bounce lettering no se llama así por casualidad. En español, la palabra bounce se traduce como “rebotar”, que es, precisamente, lo que hacen las letras en esta tipología.

Algunas son más altas y otras más bajas, lo que les confiere una apariencia informal. Por eso, los/as especialistas en diseño gráfico usan este lettering para proyectos que tengan un tono divertido, como los libros infantiles o los folletos de eventos de ocio.

Hand lettering

El hand lettering es una de las formas de lettering más flexible. En lugar de basarse en tipografías cerradas, combina al gusto las distintas técnicas de la disciplina para crear obras con un diseño totalmente original.

Las letras pueden ser sobrias o tener remates profusamente adornados, y lo mismo ocurre con las formas y la paleta de colores. La imaginación del/la artista es el límite y no tiene por qué seguir reglas, sino crear las suyas.

Faux lettering

Si el hand lettering era la técnica más libre, el faux lettering es, probablemente, la menos artesanal. Tiene dos variantes:

  • Faux lettering digital: el/la artista emplea un software informático como Fontforge para realizar modificaciones sobre una tipografía ya existente. Puede estirar los extremos, jugar con los tamaños o incorporar nuevos elementos para dar esa estética falsa (justo la traducción de “faux” en francés) de escritura a mano. En ocasiones, los cambios son tan grandes que no hay cómo saber cuál es la tipografía de la imagen
  • Faux lettering escrito: a diferencia del anterior, en este las letras se crean a mano. Sin embargo, se emplean técnicas más fáciles que imitan los efectos que se consiguen con las de verdad.

Chalk lettering

El último de los tipos de lettering en diseño gráfico del que queremos hablar es el chalk lettering. En cuanto a estilo, en esta técnica se puede optar por el que se prefiera, pero siempre siguiendo una regla fundamental: usar una tiza para los trazos.

El lettering en el diseño gráfico

El diseño gráfico es mucho más que ilustraciones y creación de web pages. En ocasiones, hay que completar los proyectos con mensajes, y hacerlo con lettering puede enriquecer en gran medida el resultado final.

Por eso, el temario de diseño gráfico en los cursos o en la Universidad suele prestar una gran atención a las tipografías y a sus modificaciones. ¿Quieres saber cómo se traslada ese conocimiento en el día a día de la profesión? ¡Aquí tienes algunos de los usos que le dan al lettering los/as mejores diseñadores/as gráficos/as!

  • Identidad de marca: para diferenciarse del resto, las empresas deben tener una personalidad propia que se refleje en los elementos visuales que utiliza. Sobre todo, en su logo, donde existen versiones que van desde lo más minimalista hasta lo más barroco. Los/as diseñadores/as utilizan el lettering para crear identidades de marca exclusivas que los/as consumidores/as puedan identificar.
  • Cartelería: flyers, carteles de conciertos, las pizarras de los restaurantes, los anuncios promocionales de las tiendas… El lettering está presente en muchos de los materiales informativos que nos encontramos en la vida cotidiana.
  • Portadas de libros: no hay que juzgar un libro por su portada. Sin embargo, el/la lector/a más apasionado sabe que la cubierta, en el fondo, también importa. Las editoriales lo respaldan y, por eso, contratan a diseñadores/as gráficos para que plasmen sus títulos literarios de forma única.
  • Láminas decorativas: la decoración moderna ha sustituido los cuadros por las láminas. Muchas tienen mensajes inspiradores en lugar de dibujos, por lo que se trata de un campo extenso de trabajo para los/as diseñadores/as.

Errores comunes y cómo evitarlos en el lettering para diseño gráfico

El lettering que se usa en diseño gráfico tiene su curva de aprendizaje. Al iniciarte en la disciplina, es probable que cometas algunos de estos errores:

  • Disparidad de tamaños y falta de alineación entre las letras.
  • Grosor del trazo incorrecto: en el brush lettering, por ejemplo, los trazos finos se realizan cuando el rotulador se desplaza hacia arriba, y los gruesos, cuando va hacia abajo, ¡no al revés!
  • Desequilibrio visual: poner demasiadas florituras o muy pocas puede dañar la composición, así como combinar estilos que no pegan.

Si quieres sortear estos obstáculos con mayor facilidad, te recomendamos que, al principio, te apoyes en alguna plantilla para lettering. También debes bocetar tu dibujo antes de llevarlo a cabo y, sobre todo, adquirir conocimientos sólidos en diseño gráfico.

¡Convierte tu caligrafía en obras de arte!

¿Te gusta el lettering? Entonces, ¡ya tienes un motivo por el que estudiar diseño gráfico!

Con Treintaycinco mm podrás hacerlo de manera flexible, con especialistas activos/as en el sector y tutores/as disponibles solo para ti. Tendrás acceso a interesantes clases magistrales y a un servicio exclusivo de alertas de empleo con el que lograrás trabajar en los proyectos que te inspiren. ¡Infórmate y dale un plus a tus creaciones con nuestro Curso de Diseño Gráfico!

¡Consigue gratis nuestro índice del temario!

icono-color-pluma-diseno-grafico-3

Curso de Diseño Gráfico

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!