03 Dic 2019by David Barajas

Los mejores directores de fotografía: Conrad Hall

Los mejores directores de fotografía: Conrad Hall

En la vida de cualquier artista existe un periodo más o menos largo en la que su creatividad se encuentra en su máximo apogeo. Lo más normal es que este periodo dure algunos años, ya que es muy difícil mantenerse en lo más alto durante mucho tiempo. Hoy vamos a hablar de un Director de Fotografía que rompió con este paradigma al estar en lo más alto durante tanto tiempo que entre su primer y su último Óscar pasaron nada más y nada menos que treinta y tres años. Hoy vamos a hablar del magnífico Conrad Hall.

 

¿Quién fue Conrad Hall?

Nacido en Tahití, en la Polinesia Francesa, en 1926 Conrad Hall tuvo, a diferencia del resto de los Directores de Fotografía sobre los que hemos hablado en este blog, una infancia alejada de las cámaras de cine. Esto era tan así que incluso la idea de ir al cine resultaba extraña para este hijo de un piloto francés combatiente de la Primer Guerra Mundial.

El cine aparecería en su camino después de un paso frustrado por la carrera de periodismo en la University of Southern California. Tras darse cuenta que lo que él quería no era ser periodista decidió probar suerte en la Escuela de Cine y Televisión de la USC.

No entró a la Escuela de Cine y TV del todo convencido, pero consideró que el cine era una nueva forma de hacer arte (para esa época, el cine como entretenimiento masivo llevaba poco más de una década y media de existencia), por lo que entendió que sería bueno empezar de abajo.

Finalmente se graduó en 1949, dando así el pistoletazo de salida de una carrera que le depararía la fama y el reconocimiento mundial.

 

Primeros pasos en la Dirección de Fotografía

Tras graduarse, Conrad Hall fundó Canyon Films junto a otros dos compañeros de clase. En 1956, tras algunos años filmando publicidades, documentales y algunas tomas sueltas, Canyon Films adquiere el cortometraje My Brother Down There, en el que Hall fue el camarógrafo encargado de filmar toda la película. La curiosidad es que él no aparece en los créditos de la película porque el Gremio Internacional de Fotógrafos obligó a Canyon Films a contratar y dar los créditos a un camarógrafo del gremio.

Durante varios años, Conrad Hall trabajaría como operador de cámara en diferentes series de televisión. En 1964, finalmente, daría el salto a la gran pantalla al filmar Wild Seed, un largometraje en blanco y negro que se realizó en solo 24 días.

 

Sus primeras nominaciones a los Óscar

El talento de Hall saltaba a la vista desde sus primeras obras, y tanto fue así que al siguiente año de su primera película obtuvo su primera nominación a los Óscar con la película Morituri, una historia bélica en la que un pacifista alemán debe sabotear un cargamento de su país para entregárselo a los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero esa primera nominación sería simplemente la primera de muchas, ya que al año siguiente entraría nuevamente dentro de los nominados gracias a su participación en la película Los profesionales, y lo haría otra vez un año después por su trabajo en la película A sangre fría, la película basada en el atrapante y reconocido libro de no-ficción de Truman Capote que llevaba el mismo nombre.

 

Su primer Óscar

Tuvieron que pasar dos años desde esa última nominación, pero finalmente en 1969 Conrad Hall recibiría su más que merecido primer galardón por su trabajo en Butch Cassidy and the Sundance Kid. Vale recordar que desde que filmó su primer largometraje hasta ganar su primer Óscar solo pasaron cinco años y nada menos que tres nominaciones a los premios de la Academia.

En Butch Cassidy and the Sundance Kid, Hall aprovecha los paisajes para ofrecer una fotografía magistral, mostrándonos desde vastas llanuras hasta vertiginosos cañones, todo bajo unos cielos devastadora y dramáticamente preciosos.

 

Más nominaciones

Las décadas del setenta y el ochenta trajeron dos nuevas nominaciones al Óscar por mejor fotografía para Conrad Hall. La primera, en 1975, fue por El día de la langosta, un film que muestra la desesperación y el devenir de un grupo de personas que vieron frustrados sus sueños de fama y fortuna en el Hollywood de los años 30. La segunda, en 1988, cayó por Tequila Sunrise, una película protagonizada por Mel Gibson y Michelle Pfeiffer que recibió críticas más bien dispares.

Lo noventa se convertirían en otra década dorada para Hall, que verá como es nominado tres veces más a mejor fotografía cinematográfica. Las primeras dos, en las que no pudo hacerse con la estatuilla, fueron En busca de Bobby Fischer, en 1993, y Acción Civil, en 1998. En 1999 se alzaría nuevamente como ganador con una película que se convirtió sin dudas en un clásico del cine moderno: American Beauty.

 

Su último Óscar y el record presonal

Tras American Beauty, película con la que Hall consiguió algunas de las tomas más icónicas del cine mundial (no hay quien no recuerde la imagen de Mena Suvari acostada y cubierta de pétalos), podía parecer que Hall, a sus más de setenta años, ya había dicho todo lo que tenía que decir. Pero este genio tahitiano todavía tenía una última gran obra que regalar a la humanidad, y así fue como consiguió su última nominación y su última estatuilla con Camino a la perdición, película protagonizada por Tom Hanks.

Esta última estatuilla tiene dos curiosidades. La primera es que la gano de forma póstuma, ya que había fallecido un par de meses antes de la entrega. La segunda es que gracias a esta nominación, Conrad Hall entró en el selecto grupo de artistas con nominaciones a los Óscars en cinco décadas diferentes, record que comparte con Laurence Olivier, Paul Newman, Michael Caine, Jack Nicholson y Meryl Streep. Esto no hace más que demostrar la importancia que ha tenido este artista en el mundo de la fotografía cinematográfica.

¿Un último dato? Esta última estatuilla la ganó compitiendo contra verdaderos peliculones como El pianista y Pandillas de Nueva York.

 

¡Conviértete tú también en Director de Arte!

¿Quieres convertirte en Director de Fotografía? Si sueñas con formar parte de esta profesión y compartir tu visión creativa a través de la gran pantalla, en 35mm te ofrecemos un Curso de Fotografía Cinematográfica con el que aprenderás todas las técnicas y los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para triunfar en esta profesión.

Con un equipo de profesores de dilatada y contrastada experiencia en el sector cinematográfico, un programa formativo sumamente completo y un método de enseñanza que se adapta al alumno para permitirle alcanzar su máximo potencial, nuestro Curso de Director de Fotografía es exactamente lo que necesitas para convertirte en el profesional que quieres ser. ¡Infórmate ahora!

 

Categories: Dirección fotográfica

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de dirección de fotografía


Cubre el siguiente formulario