26 Nov 2019by David Barajas

Los mejores directores de fotografía: Robert Burks

Los mejores directores de fotografía: Robert Burks

Que la relación entre el Director de Fotografía y el Director de una película debe ser estrecha no es novedad para nadie, pero existen casos en los que esta relación profesional va un paso más allá. Lubezki y Cuarón o Kaminski y Spielberg son dos de esas parejas profesionales que tan increíbles resultados han conseguido en la gran pantalla, pero hoy vamos a hablar de otra que, mucho antes que ellos, supo crear algunos de los más grandes clásicos del cine mundial: la dupla Robert Burks y Alfred Hitchcock.

 

¿Quién fue Robert Burks?

Robert Burks nació en la ciudad de Chino, en California, en 1909. Su relación con el cine se consolidó cuando él era todavía muy joven, ya que consiguió su primer trabajo en la industria a los 19 años, trabajando como técnico de efectos especiales en el laboratorio de la Warner Bros., las instalaciones dedicadas a efectos especiales más grandes del mundo en aquella época.

Su talento se hacía fácilmente palpable en todos los que lo veían trabajar, y así fue ascendiendo en la escala dentro de la productora, primero pasando a asistente de cámara en 1929 y luego a operario de cámara cinco años más tarde.

Su camino lo siguió llevando cada vez más alto. En 1938 se convertiría en jefe de efectos especiales, donde se especializaría en técnicas de perspectiva forzada, que se usaban mucho en esa época como medidas de ahorro de costos. Finalmente, en 1943 sería ascendido a Director de Fotografía tras haber ganado más de treinta premios en su anterior puesto. Habiendo alcanzado ese puesto con tan solo 35 años, Robert Burks se convirtió en el Director de Fotografía más joven de toda la industria.

 

Sus primeros trabajos como Director de Fotografía

En 1949, Burks confirmó que todo lo que se esperaba de él era cierto. Su sorprendente trabajo en blanco y negro en El manantial (1949) fue particularmente sugestivo al mostrar las líneas austeras del principal protagonista de la película, Howard Roark (Gary Cooper). Tras ver esa y su siguiente película, El zoo de cristal (1950), lo contrató quien se convertiría más tarde en su más grande compañero de rodaje, Alfred Hitchcock, que estaba buscando un Director de Fotografía para filmar el thriller Extraños en un tren (1950). A partir de ahí se desarrollaría una de las colaboraciones más inspiradas de Hollywood, así como una estrecha amistad personal entre ambos.

 

Burks se va con Hitchcock

En 1953 Burks finaliza su contrato con la que hasta entonces había sido su casa, la Warner Bros., y decide seguir al director londinense a Paramount, donde terminaría por desempeñar un papel fundamental en la creación de las atmósferas tan características de las películas de Hitchcock.

En Paramount, Burks se explayaría al máximo, adaptándose a cada nueva película de una forma absolutamente magistral. Ejemplos de esta polivalencia podemos encontrar cientos: desde la imagen casi documental en blanco y negro de Falso Culpable (1956) hasta la intensa fotografía a color VistaVisión de Vértigo (De entre los muertos) (1957) y desde los colores vibrantes de Atrapa a un ladrón (1954) hasta los tonos apagados y lúgubres de La ventana indiscreta (1953). Con todo esto podemos decir, sin temor a equivocarnos, que su capacidad de mutación fue, en gran medida, la responsable de los trabajos más sólidos que Alfred Hitchcock llevó a cabo entre principios de la década del cincuenta y principios de los sesentas (del mismo modo, a decir verdad, en el que Hitchcock fue responsable de los mejores trabajos de Burks).

A nivel técnico, Burks, que como ya dijimos destacaba en la aplicación de técnicas de perspectiva forzada, también fue innovador en la aplicación de teleobjetivos y gran angulares como medio para crear un estado de ánimo específico.

 

Películas realizadas por la dupla Hitchcock-Burk

Como veremos a continuación, Burks ha sido el responsable de llevar a cabo la fotografía de casi todas las películas más icónicas de Hitchcock, probablemente con la clara excepción de Psicósis, en la que el director londinense prefirió una textura visual diferente, para la que trabajo con su equipo de televisión.

A continuación podemos ver las doce películas que llevaron a cabo juntos estos dos genios del cine mundial.

  • Extraños en un tren (1950)
  • Yo confieso (1952)
  • Crimen perfecto (1953)
  • La ventana indiscreta (1953)
  • Atrapa a un ladrón (1954)
  • Pero… ¿Quién mató a Harry? (1954)
  • El hombre que sabía demasiado (1955)
  • Falso culpable (1956)
  • Vértigo (De entre los muertos) (1957)
  • Con la muerte en los talones (1958)
  • Los pájaros (1962)
  • Marnie, la ladrona (1963)

 

Hasta aquí llega nuestro repaso por la vida y obra de Robert Burks, uno de esos profesionales cuya visión creativa y capacidad de adaptación son una inspiración para todos los que amamos la Dirección de Fotografía.

 

¡Conviértete tú también en Director de Fotografía!

¿Quieres convertirte en especialista de la dirección de fotografía? Si sueñas con formar parte de esta profesión y compartir tu visión creativa a través de la gran pantalla, en 35mm te ofrecemos un Curso de Fotografía Cinematográfica con el que aprenderás todas las técnicas y los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para triunfar en esta profesión. ¡Infórmate ahora!

Categories: Dirección fotográfica

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de dirección de fotografía


Cubre el siguiente formulario