escuchar mi voz

No me gusta escuchar mi voz

Logo 35mm

La mayoría de nosotros hemos reaccionado negativamente al escuchar por primera vez el sonido de nuestra propia voz en una grabación. Si también eres de los que dicen «no me gusta escuchar mi voz», debes saber que no estás solo y que es absolutamente normal.

Si eres de los que en alguna ocasión ha dicho: no me gusta escuchar mi voz o no reconozco mi voz en las grabaciones…no te preocupes, tiene explicación e incluso solución.

A continuación, trataremos de explicarte los motivos y qué puedes hacer para dejar de odiar tu voz. ¡Comenzamos!

 

Conozcamos el sistema vocal humano y su importancia

La voz es una de las herramientas más importantes a la hora de comunicarnos y expresar emociones o sentimientos. Es una característica muy específica de cada persona y un rasgo más de nuestra personalidad, ya que muestra cómo somos y cómo nos relacionamos con nuestro entorno.

Así pues, la mejor forma de ser conscientes de nuestra propia voz es conocer cómo funciona y dónde se produce.

A pesar de la importancia que tiene la voz en nuestras vidas, no somos conscientes de cómo funciona y que es posible entrenarla por medio de ejercicios específicos.

La voz humana se produce en la laringe, donde la glotis constituye el auténtico órgano de fonación humano. El aire procedente de los pulmones es forzado, durante la respiración, a través de la glotis haciendo vibrar las cuerdas vocales, siendo las cavidades de la cabeza relacionadas con el sistema respiratorio y nasofaríngeo las que actúan como resonadores.

La voz es el sonido que el aire exhalado por los pulmones produce al salir por la laringe, haciendo que vibren las cuerdas vocales. Ese sonido es amplificado en los resonadores (nasal, bucal y faríngeo) y finalmente moldeado por los articuladores (paladar, lengua, dientes, labios y glotis).

 

¿Cómo percibimos nuestra propia voz?

Ahora que ya sabemos dónde se produce la voz, es el momento de averiguar cómo percibimos nuestra propia voz y la de los demás.

Cuando una persona habla con nosotros, el sonido de su voz nos llega a través de nuestro canal auditivo externo y este es conducido al tímpano, al oído medio y a la cóclea o caracol (una estructura en forma de tubo enrollado en espiral situada en el oído interno). Finalmente, a través de nervios conectados a unas regiones auditivas del cerebro lo interpretamos.

Sin embargo, nuestra propia voz también se trasmite por los resonadores corporales, (craneal, torácico y facial). Y aquí está la clave, ya que esa resonancia produce frecuencias más graves, que son las que se trasmiten internamente por nuestro esqueleto. (Si tapas los oídos y hablas; escucharás las frecuencias bajas de tu voz, que carecen de agudos, y se trasmiten a través de los resonadores corporales).

El sonido de nuestra voz es recibido por dos canales; el oído externo y los huesos del cráneo que vibran al mismo tiempo que las cuerdas vocales.

Lógicamente, esto motiva que percibamos nuestra propia voz más grave que la que percibe nuestro interlocutor y aunque el sonido sea el mismo, llega a nosotros a través de un medio diferente. Es decir, escuchamos una versión distorsionada, originada por la conducción ósea, de nuestra propia voz.

 

¿Por qué no me reconozco en una grabación?

El motivo por el que una persona escucha de forma diferente su propia voz en una grabación es que eliminamos de la ecuación los resonadores corporales y simplemente llega a nosotros a través del canal auditivo externo que lo conduce directamente hasta el tímpano.

En definitiva, en una grabación escuchas tu voz como la escuchan todos los demás, más aguda.

Dato científico

En la actualidad, las nuevas tecnologías han posibilitado que sea habitual escuchar nuestras voces. En el año 67 se realizó un estudio en el que se grabó la voz de cientos de personas. El resultado fue sorprendente; tan solo un 38% de los voluntarios fueron capaces de reconocer su voz de inmediato. En el mismo estudio realizado en 2010 los participantes distinguían sus voces entre un 89 y 93%.

 

¿Por qué no me gusta escuchar mi voz?

El hecho de que percibamos nuestra voz de forma diferente en una grabación no debería implicar que no nos guste, pero la mayoría de las veces es así. ¿Cuál es el motivo?

Cuando una persona escucha su voz grabada no se reconoce por que suena diferente a cómo la oye. La voz grabada suena más aguda (voz de pito) y por lo tanto nos causa rechazo.

Las características de la voz definen en parte nuestra propia personalidad y condiciona nuestras relaciones sociales. Aunque no seamos conscientes, las cualidades vocales son decisivas a la hora de relacionarnos e influyen en cómo nos ven los demás. Por lo tanto, cuando descubrimos que nuestra voz no se corresponde con lo que queremos trasmitir, la rechazamos y la percibimos como una desconocida.

 

¿Por qué preferimos la voz grave?

En términos generales, la voz de la mujer tiende a ser más aguda y la de los hombres más grave. Por lo tanto, el tono es la primera cualidad que percibimos y utilizamos a la hora de distinguir no solo el género de una persona si no también el carácter.

Por termino general las personas tienden a aceptar mejor las frecuencias más graves. Por el contrario, las agudas nos suelen causar rechazo.

El hecho de que prefiramos las voces graves tiene explicación, ya que tienen una serie de ventajas respeto a las agudas:

Con una buena articulación no se necesita ampliar la intensidad. Por lo tanto, se fuerza menos y se puede hablar durante más tiempo.

En cambio, una voz aguda se percibe menos, tiene menor presencia y, en consecuencia, se ve obligada a aumentar la intensidad provocando mayor esfuerzo.

Curiosidad

Un estudio realizado en la Universidad de Sussex ha confirmado que un tono de voz bajo te convierte, en segundos, en una persona mucho más atractiva. Según los investigadores el ser humano baja el tono de voz, inconscientemente, como recurso para atraer a una pareja.

Esto sucede porque el cerebro le presta más atención al volumen que a lo que se te dice. Por lo que, si alguien te habla en un tono grave, prestarás más atención.

 

Factores psicológicos: hombre vs mujer

Como hemos visto hasta ahora el tono de la voz influye a la hora de comunicarnos. Además, también se ha relacionado con la selección sexual, ya que influye a la hora de comunicar masculinidad o feminidad.

En el caso de los hombres y según los estudios; una voz grave suele ir acompañada de mayores niveles de testosterona y por lo tanto las mujeres suelen demostrar mayor preferencia. En cambio, en las mujeres sucede lo contrario, ya que los hombres prefieren voces más agudas ya que son consideradas más femeninas y atractivas.

 

Aprender a utilizar bien la voz

En la actualidad, las nuevas tecnologías juegan un papel crucial a la hora de comunicarnos; constantemente enviamos mensajes de voz o compartimos videos en nuestras redes sociales, por lo que una buena utilización de la voz es fundamental para comunicarnos y trasmitir seguridad en nosotros mismos.

Además, si haces un uso profesional de la palabra, debes controlar el nivel y la intensidad de la voz para poder emitir un sonido uniforme, sin vacilación, ni temblor. Esto se consigue impostando la voz, es decir fijando bien la voz en las cuerdas vocales para emitir el sonido en toda su plenitud. Cuando no lo hacemos, se habla con esfuerzo y se producen trastornos y errores que impiden trasmitir correctamente lo que queremos decir.

Evidentemente uno no aprende a hacer un buen uso y manejo de la voz de la noche a la mañana, si quieres trabajar profesionalmente con tu voz o simplemente no te gusta, debes saber que existen técnicas de respiración, herramientas para mejorar la dicción y articulación o la modulación y expresividad.

Hablar de forma natural y segura puede parecer una tarea difícil y en ocasiones requiere una educación especial. Pero todo el mundo puede lograrlo.

 

Formación para mejorar la voz

Si tu intención es mejorar tu voz o dedicarte profesionalmente al doblaje y la locución, estás de suerte, la escuela audiovisual 35 mm pone a tu disposición un completo curso de doblaje.

Treintaycinco mm cuenta con un completo programa de estudio, donde recibirás una formación tanto teórica como práctica, acompañado en todo momento por un tutor/a personal. En las clases teóricas profundizarás en temas tan importantes como las características de la voz, la vocalización y articulación, las técnicas de respiración o las técnicas del doblaje cinematográfico.

En las clases prácticas podrás realizar la sonorización de tráileres, anuncios de televisión, secuencias de cine, series o dibujos animados. Aprenderás de forma práctica todas las técnicas y entresijos para interpretar con la voz. También conocerás cómo es el trabajo diario en un estudio de doblaje acompañado de los mejores profesionales del sector.

El curso de doblaje de Treintaycinco mm tiene como fin proporcionar una formación avanzada enfocada a que logres utilizar correctamente tu voz y a sacarle el máximo partido para convertirte en un profesional especializado.

Solicita más información en el siguiente enlace.

¿Quieres formarte con nosotros?

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!