07 Sep 2019by David Barajas

La polémica: ¿Películas dobladas o en versión original?

La polémica: ¿Películas dobladas o en versión original?

Hoy nos adentramos en una de las disputas más férreas que se pueden encontrar en el mundo del cine: ¿qué es mejor, ver películas dobladas o películas en versión original? Lógicamente nosotros no vamos a decir qué es mejor, ya que para gustos los colores y cada uno es libre de ver las películas como más le guste, pero sí vamos a repasar algunas de los motivos que esgrimen los defensores de uno y otro formato para poder analizar mejor esta polémica.

 

¿Por qué ver películas subtituladas?

Son varios los argumentos que presentan quienes prefieren la versión original frente a las películas dobladas, vamos a repasar algunos de los más habituales.

 

Escuchar la voz original de los actores o actrices

El primero de los motivos que se suelen utilizar para defender las películas en versión original es que es solo este formato permite escuchar la voz original de los actores, cosa que para muchos puede ser algo intrascendente, pero que para otros es fundamental.

Imagina ver una película en la que Tom Hanks no tiene su cara, sino la de alguien más… ¿sería realmente Tom Hanks? Pues los defensores de las películas en versión original plantean lo mismo, pero con la voz: es algo tan único e individual del actor como cualquiera de sus otras características o cualidades, por lo que no debería adulterarse de ninguna manera.

 

Mayor realismo

Quiérase o no, y por muy bueno que sea el traductor (que los hay muchos y realmente excelentes), la voz original de un actor en plena actuación tendrá un realismo mayor que la que un actor de doblaje pueda grabar en un estudio de doblaje. Es verdad que gracias a una industria del doblaje superprofesionalizada los doblajes actuales son sumamente realistas, pero quienes defienden a la versión original de una película creen que, incluso en este escenario, la actuación original tiene un puntito de realismo extra al que el doblaje nunca podrá llegar.

 

Respetar la obra

El último de los argumentos se centra en el purismo cinematográfico. Desde esta visión, modificar el sonido original con un doblaje es una adulteración de la obra fílmica que no se debería permitir. Para quienes tienen este punto de vista, doblar el guion a cualquier idioma es igual que cambiar la escala cromática o el orden de las escenas de una película.

 

¿Por qué ver películas dobladas?

Así como muchos defienden las películas subtituladas por sobre las películas dobladas, hay un enorme grupo de amantes del cine que no solo no ven nada malo en el doblaje de un film, sino que lo ven como algo positivo (o incluso fundamental). Vamos a ver algunos de los principales argumentos que esgrimen quienes defienden a las películas dobladas.

 

Doblajes hiperprofesionales

Como lo comentamos en nuestro artículo dedicado a la historia del doblaje, en España esta industria ha estado presente prácticamente desde la llegada de las primeras películas sonoras, por lo que cuenta con una larga tradición de grandes dobladores profesionales.

En este sentido, los defensores de las películas dobladas aceptan que una voz doblada no es lo mismo que una voz original, pero se reafirman en sus creencias sosteniendo que los dobladores y dobladoras de nuestro país son tan buenos que la supuesta “falta de realismo” que esgrimen los defensores de las películas subtituladas pasa completamente desapercibida cuando vemos una película.

 

Comodidad

Por muy fluido que podamos leer, la realidad es que siempre va a ser más cómodo escuchar hablar a los personajes en nuestro idioma que leer un subtítulo de sus voces en la versión original.

Esto puede pasar un poco desapercibido si conocemos el idioma original o si tenemos una noción de cómo suena, ya que el oído ayuda a facilitar la comprensión del subtitulo, pero se hace mucho más patente en idiomas de los que no tenemos una referencia previa.

Ahora bien, ver una película debería ser un momento de puro disfrute, entonces… ¿quién dijo que verla de la forma más cómoda posible está mal? Esta es la pregunta que se hacen muchos defensores de las películas dobladas, y que se sostiene en una lógica que es absolutamente incontestable.

 

Mejor entendimiento de la obra

Pero así como existen puristas del cine que encuentran en el respeto a la obra un motivo para defender las películas subtituladas, existen otros que encuentran en el entendimiento de la obra un motivo para defender el doblaje.

Esta visión sostiene que la comprensión de la obra es la finalidad única de la misma, por lo que cualquier herramienta que facilite dicha comprensión no solo es válida sino también necesaria.

Así, el doblaje no se convierte en una mera herramienta para hacer más fácil el visionado de una película, sino para hacer más accesible la comprensión de la misma.

 

Evitar subtitulados demasiado rápidos

Existen películas y series cuyos guiones son muy rápidos, lo que dificulta la posibilidad de crear subtítulos que sean realmente legibles (muchas palabras en muy poco tiempo implican líneas demasiado largas que aparecerán y desaparecerán demasiado rápido). El doblaje se convierte así en la única herramienta para hacer que este tipo de guiones sean comprensibles para personas que no hablen el idioma original.

 

Como podemos ver, existen motivos para defender tanto a las películas dobladas como a las películas en versión original. Lógicamente no hay una que esté bien o una que esté mal, simplemente es cuestión de gustos. Eso sí, por suerte en España seguirá habiendo por mucho tiempo profesionales del doblaje que harán que los defensores de las películas dobladas puedan disfrutar del cine exactamente de la forma en que les gusta hacerlo.

¿Quieres ser tú uno de esos profesionales? Con nuestro Curso de Doblaje podrás aprender todas las técnicas necesarias para desarrollarte laboralmente en esta profesión.

Categories: Doblaje

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de doblaje


Cubre el siguiente formulario