CINE-EXPERIMENTAL

¿Qué es el cine experimental? La guía definitiva para entender este género

Logo 35mm

El cine experimental es una de las manifestaciones artísticas más originales y revolucionarias del siglo XX, un género que, gracias a la libertad creativa, desafía las fronteras del lenguaje cinematográfico.

¿Quieres descubrir los orígenes, características y principales exponentes de este transgresor género? En este artículo te desvelamos todos los secretos del cine experimental, desde las vanguardias surrealistas hasta las tendencias más actuales.

Además, si te atrae la industria cinematográfica, al final de este artículo también te recomendamos la mejor formación.

¡Comenzamos!

¿Qué es el cine experimental?

Para adentrarnos en el fascinante mundo del cine experimental, es fundamental comenzar por su definición. Imagina un tipo de cine que se rebela contra las corrientes dominantes, que no se conforma con lo establecido y que se aventura en territorios desconocidos. Eso es, en esencia, una película experimental. Este género no se limita a una sola forma: es un abanico de posibilidades que incluye proyectos de distintas duraciones, estilos y propósitos.

A menudo, cuando hablamos de cine experimental, nos referimos a cortometrajes. Esto se debe, en parte, a que suelen contar con presupuestos más modestos y a que, en general, no persiguen el éxito comercial ni se distribuyen de la manera tradicional. Pero no te equivoques, también hay largometrajes experimentales que desafían lo que entendemos por cine.

El cine experimental es ese género cinematográfico que se atreve a buscar nuevas formas de expresión, que rompe con las convenciones del cine narrativo tradicional. No se rige por las fórmulas habituales de guion, montaje, interpretación o técnicas de rodaje que caracterizan al cine más comercial.

Las películas de este género suelen presentar narrativas no lineales, fragmentadas o, en ocasiones, prescinden completamente de una narrativa definida. Su objetivo es provocar y sorprender al espectador, poniendo el énfasis en la expresión artística y la innovación, más que en la trama o la facilidad de comprensión.

En el cine experimental, es común encontrar técnicas novedosas como collages visuales, sobreimpresiones, cortes abruptos, uso de cámaras subjetivas o imágenes distorsionadas. Se atreve a explorar temáticas que pueden ser transgresoras, oníricas, existenciales o profundamente introspectivas. Y no se ciñe a las reglas convencionales de continuidad, raccord o iluminación que suelen observarse en el cine más tradicional.

En resumen, el cine experimental es una búsqueda constante de nuevas formas estéticas para contar historias o transmitir emociones, sin ataduras a la narrativa lineal o al realismo que predomina en el cine comercial. Es un desafío a la imaginación, una invitación a ver más allá de lo evidente.

Ahora que tienes una idea más clara de lo que es el cine experimental, te invitamos a que nos acompañes en un recorrido por la evolución de este original género. Prepárate para descubrir una forma de cine que no solo entretiene, sino que también inspira y despierta curiosidad.

Icono temario
Si estás interesado/a en el
Curso de Producción Audiovisual

Orígenes del cine experimental

El cine experimental surge en las primeras décadas del siglo XX vinculado a las vanguardias artísticas que buscaban nuevas formas de expresión más allá del arte tradicional. Movimientos como el surrealismo, el dadaísmo o el futurismo tuvieron una gran influencia en los inicios de este género cinematográfico.

El surrealismo, con su interés en lo onírico, lo irracional y el subconsciente, inspiró a muchos de los primeros cineastas experimentales. Películas icónicas como «Un perro andaluz» de Luis Buñuel y Salvador Dalí supusieron un punto de inflexión, con sus impactantes imágenes y su narrativa ilógica que buscaba provocar al espectador. Otras obras surrealistas como «La Coquille et le Clergyman» de Germaine Dulac o los cortos de Man Ray también abrieron nuevas puertas en el lenguaje cinematográfico.

Por su parte, el dadaísmo, con su espíritu anárquico y de provocación, también dejó su huella. Cineastas como Hans Richter y Viking Eggeling realizaron los primeros cortometrajes abstractos, jugando con formas geométricas en movimiento y ritmos visuales, alejándose de cualquier narrativa convencional. Esta experimentación abstracta sentó las bases para el género del cine experimental abstracto.

Otros referentes de vanguardia como Fernand Léger, Georges Antheil, Dudley Murphy o Man Ray crearon obras que exploraban el potencial expresivo del cine más allá de contar historias: indagando en el ritmo visual, las texturas, las composiciones y el montaje. Buscaron lenguajes cinematográficos propios regidos por la búsqueda estética, no por las convenciones narrativas dominantes.

En las décadas siguientes, surgió una nueva generación de cineastas experimentales influenciados por el surrealismo, como Maya Deren o Kenneth Anger. Deren exploró lo onírico y lo introspectivo en obras maestras como «Meshes of the Afternoon». Anger cultivó un estilo provocador y transgresor en películas que chocaban con la moral de la época.

Las vanguardias sentaron las bases para un género que se alimentaba de la libertad creativa y que buscaba expandir los límites del lenguaje cinematográfico.

Características principales

Ahora que ya sabes qué es el cine experimental y cuáles son sus orígenes, veamos cuáles son sus principales rasgos. Este tipo de cine se distingue por una serie de características que lo diferencian claramente del cine tradicional.

Rompe con las normas tradicionales

El cine experimental se aleja de las normas del cine comercial en cuanto a la forma de contar historias, las técnicas utilizadas y la estética general. No sigue las reglas habituales de raccord (continuidad visual entre planos), continuidad narrativa, iluminación convencional o montaje lineal. En lugar de eso, busca crear un lenguaje propio, rompiendo con los moldes establecidos y desafiando las expectativas del espectador.

Curso de Producción Audiovisual

Busca provocar y sorprender

Las películas experimentales tienen como objetivo impactar al espectador, provocando una experiencia intensa y única. Esto se logra a menudo a través de imágenes inusuales, narrativas no lineales y técnicas provocadoras. Estas películas buscan sorprender al público, ofreciendo algo completamente diferente a lo que podemos encontrar en el cine más convencional.

Temáticas innovadoras

A diferencia de los temas más comunes en el cine comercial, el cine experimental se aventura en territorios menos explorados como los sueños, las cuestiones existenciales, la psique humana o los conceptos abstractos. No teme abordar temas tabú o controvertidos, y a menudo se adentra en cuestiones profundas y transgresoras que desafían las normas sociales y culturales.

Técnicas no convencionales

El cine experimental también emplea técnicas innovadoras y poco convencionales. Esto incluye el uso de collages visuales, sobreimpresiones, cortes abruptos que desafían la continuidad tradicional, cámaras subjetivas que ofrecen perspectivas únicas, y la distorsión o la manipulación de los procesos químicos y mecánicos de la cámara y el celuloide para crear efectos visuales sorprendentes. La improvisación y la experimentación técnica son fundamentales, permitiendo a los cineastas explorar y descubrir nuevas formas de expresión visual y narrativa.

En resumen, el cine experimental se caracteriza por su espíritu de ruptura e innovación constante. Busca expandir el lenguaje cinematográfico más allá de sus límites tradicionales o más comerciales, ofreciendo una experiencia de visionado que no solo entretiene, sino que también desafía y estimula al espectador.

Existen numerosos malentendidos sobre el cine experimental. Uno de ellos es la creencia de que estas películas carecen de historia. Si bien algunas pueden prescindir de una narrativa tradicional, no es una regla general para todo el género.

Principales exponentes del cine experimental

El cine experimental cuenta con destacados directores y directoras que han marcado la evolución del género. Repasemos algunos de los más relevantes:

Maya Deren

Maya Deren es considerada una de las directoras pioneras del cine experimental. En la década de los 40 renovó el lenguaje cinematográfico con películas como «Meshes of the Afternoon», donde exploraba temas oníricos y la psique femenina a través de narrativas fragmentadas y simbólicas. Utilizaba técnicas como la cámara subjetiva y los jump cuts para transmitir estados alterados de consciencia. Obras como «At Land» (En Tierra, 1944), un filme mudo, muestran su interés por lo ritual y lo coreográfico.

Stan Brakhage

Brakhage es una de las figuras clave del cine experimental por su estilo radical y poético. Películas como «Dog Star Man (1964) «, rodada durante seis años, muestran su trabajo con la cámara subjetiva, la pintura directamente sobre el celuloide, el collage y la edición vertiginosa. Temáticamente exploraba la percepción visual, lo existencial y lo autobiográfico.

Jonas Mekas

Director y gran promotor del cine experimental, Mekas creó la Filmmakers’ Cooperative para distribuir cine independiente. Sus diarios fílmicos como «Walden» o «Lost, Lost, Lost (1976)» capturan la efervescencia artística del Nueva York de los años 60 y el espíritu de la contracultura. Con un estilo intimista, sus obras combinan lo poético y lo autobiográfico.

Otras figuras relevantes

Kenneth Anger, pionero del cine queer underground en los años 40 con obras como «Fireworks» donde exploraba la homoerótica y lo ocultista de forma radical para la época.

Michael Snow, cuyo revolucionario cortometraje «Wavelength» consistía en un lento zoom de 45 minutos de duración, convirtiendo el tiempo y la percepción en protagonistas.

Andy Warhol, cuyos primeros filmes «Sleep» o «Empire» de carácter minimalista y anti-narrativo supusieron un punto de inflexión.

Carolee Schneemann, referente del cine feminista experimental con obras performáticas y transgresoras como «Fuses».

Anthony McCall y su cine solidificado, películas en las que el haz de la proyección cobra forma escultórica.

Y nombres más contemporáneos como Cécile Fontaine, pionera del cine interactivo o mucho más comerciales como David Lynch, conocido por experimentar en sus películas, como demuestra en su debut con «Cabeza borradora» (Eraserhead, 1977), que destaca por su diseño de sonido atmosférico.

Estos son solo algunos de los muchos realizadores que han contribuido a forjar la estética e historia del cine experimental.

Influencia en el cine moderno

Las innovadoras técnicas y la narrativa del cine experimental han dejado una gran huella en la historia del cine. Directores de vanguardia como Luis Buñuel, Jean-Luc Godard, y otros cineastas reconocidos han admitido la influencia que el cine experimental ha tenido en su trabajo.

Películas pioneras como «Un perro andaluz» de Buñuel y Dalí han sido fundamentales en el desarrollo del cine surrealista y han inspirado a numerosos cineastas a explorar nuevas posibilidades narrativas y visuales. El espíritu transgresor y la voluntad de romper con lo establecido han abierto el camino a nuevas formas fílmicas que, con el tiempo, se han integrado en el cine más convencional, ampliando los horizontes de lo que se considera posible en la narrativa cinematográfica.

Actualmente, el cine experimental continúa siendo una fuente de inspiración para generaciones de cineastas independientes. Directores contemporáneos como David Lynch, Gaspar Noé, Alejandro Jodorowsky o Julia Ducournau han incorporado ese espíritu experimental en sus películas, desafiando las expectativas del espectador y empujando los límites del medio.

Además, el cine de vanguardia no se ha detenido en la pantalla grande; sigue explorando nuevos formatos y medios, como el cine interactivo y las videoinstalaciones, que son herederos directos del espíritu innovador del cine experimental. Estas nuevas formas de arte visual continúan desafiando las percepciones tradicionales del cine y la narrativa.

En resumen, el legado del cine experimental es evidente tanto en las propuestas arriesgadas del cine de autor como en las nuevas formas audiovisuales alternativas. Su influencia se extiende más allá de la pantalla, afectando la manera en que los creadores y el público piensan acerca del cine y su potencial para contar historias de maneras nunca antes imaginadas.

El cine experimental ha demostrado ser una fuerza vital en la evolución del lenguaje cinematográfico, y su impacto sigue siendo relevante en la cultura visual contemporánea.

¿Cómo realizar tu propio cortometraje experimental?

Si después de leer este artículo te han entrado ganas de lanzarte a hacer tu propio corto experimental, aquí van algunos consejos prácticos para guiarte:

Consejos prácticos

Lo principal es que te olvides de las «reglas» del cine tradicional y dejes volar tu creatividad sin limitaciones. Improvisa, prueba técnicas no convencionales, juega y experimenta con la narrativa, la edición y los efectos visuales. No temas salirte de lo establecido y asumir riesgos creativos. Explora temas que te interesen, por muy personales que sean, y apuesta por un estilo visual arriesgado y sugerente. Atrévete con nuevas formas de montaje, cámaras subjetivas, collages de material found footage… las posibilidades son infinitas. Deja que fluya tu intuición artística.

Recursos y herramientas útiles

Hoy en día puedes grabar con tu móvil, una cámara digital sencilla o crear animaciones con tu ordenador. Puedes aprovechar material de archivo para crear potentes collages audiovisuales. Para el montaje, programas accesibles como iMovie, DaVinci Resolve o el open source Kdenlive te darán mucho juego. Aplica originales efectos visuales y sonoros para potenciar el carácter experimental del corto. Usa música que te inspire. Las actuales herramientas apoyadas por IA también pueden ayudarte.

Estructura flexible

Olvídate de la estructura convencional de inicio-nudo-desenlace. Prueba con narrativas fragmentadas, saltos temporales, repeticiones, bucles… Juega con la temporalidad y la percepción. Sorprende al espectador.

Claves para distribuirlo y darlo a conocer

Plataformas como YouTube, Vimeo, Movibeta o las redes sociales son ideales para compartir tu cortometraje experimental. También puedes presentarlo a numerosos festivales de cine independiente y de vanguardia repartidos por todo el mundo, donde seguramente será bien acogido. ¡Difúndelo al máximo!

En definitiva, anímate a hacer ese corto experimental que llevas dentro, sin miedos ni limitaciones. Con actitud creativa y herramientas sencillas puedes plasmar tu visión personal en un film de culto. ¡Suerte!

Si necesitas inspiración, la producción germano-chilena «La Casa Lobo» (2018) dirigida por Cristóbal León y Joaquín Cociña, es un ejemplo reciente que combina escultura, stop-motion, animación tradicional y técnicas artísticas en un conjunto impresionante que utiliza decorados a tamaño real y un trabajo de cámara vertiginoso.

Llegamos al final de nuestro artículo dedicado al cine experimental. Antes de despedirnos, solo nos queda recomendarte, si quieres adentrarte en el apasionante mundo del cine experimental, que le eches un vistazo al curso online especializado en producción audiovisual de Treintaycinco mm. A través de él, podrás aprender las claves para realizar tu propio cortometraje vanguardista y dar rienda suelta a tu creatividad.

¡Esperamos que este artículo haya despertado tu interés y te anime a seguir descubriendo el fascinante universo del cine experimental!

¡Consigue gratis nuestro índice del temario!

Curso de Producción Audiovisual

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
¡Un asesor se pondrá en contacto contigo lo antes posible!