25 Sep 2020by Juan

¿Qué es la dirección audiovisual?

¿Qué es la dirección audiovisual?

¿Sabes en qué consiste la dirección audiovisual y cuáles son las funciones del director en un proyecto de este tipo? ¡Te contamos todos los detalles en este artículo!

 

¿Qué es la dirección audiovisual? Funciones del director

En pocas palabras, la dirección audiovisual es aquel conjunto de tareas que desarrolla el director en una producción audiovisual (cine, televisión, publicidad, internet, etc.).

En este sentido, y con carácter general, la dirección se encarga de tomar (o supervisar) la mayoría de decisiones que conciernen al rodaje de la producción de que se trate. Así, entre otras funciones del director audiovisual, podemos destacar las siguientes:

  • Coordinar a todos los equipos que participan en la producción.
  • Adaptar el guion de cara al rodaje, a través de las decisiones técnicas que correspondan (elaborando el correspondiente guion técnico).
  • Supervisar la selección de los actores y actrices en el casting.
  • Supervisar todo lo relativo a vestuario, arte, localizaciones, maquillaje, etc.
  • Decidir la ubicación de la cámara y sus movimientos en las distintas secuencias de la producción.
  • Dirigir a los actores durante el rodaje.
  • Supervisar el montaje del producto audiovisual y tomar las decisiones que correspondan durante ese proceso. Incluimos aquí también todo lo concerniente a la banda sonora, efectos de sonido, etc.

 

¿Qué cualidades necesito para dedicarme a la dirección audiovisual?

Para trabajar en dirección audiovisual, además de tener una buena formación (como luego veremos), es fundamental poseer un cierto carácter o personalidad y, por supuesto, determinadas habilidades muy específicas. Entre otras, podemos citar las siguientes cualidades:

  • Creatividad. Como máximo responsable del proceso, le corresponde a la dirección audiovisual la toma de la mayoría de decisiones creativas (o, al menos, su supervisión). Por tanto, si eres una persona creativa, tendrás mucho ganado de cara a convertirte en un buen director.
  • Habilidades comunicativas. Es fundamental que la persona encargada de la dirección audiovisual sea capaz de comunicar bien sus decisiones al resto del equipo. Por supuesto, esto incluye tanto a los actores como al equipo técnico. Para ello, el director o la directora deben ser claros, asertivos y, en muchos casos, tener una cierta «mano izquierda» para evitar conflictos. En cualquier caso, cuanto más clara tengas tu visión creativa, más sencillo te será comunicarla a los demás.
  • Capacidad analítica. La dirección exige una gran capacidad de análisis para verificar que todo se está ejecutando de acuerdo con el plan trazado, anticipar problemas y buscar soluciones en el menor tiempo posible. Como te imaginas, en cualquier producción, los problemas e imprevistos forman parte del día a día del director. Por tanto, la capacidad analítica es una habilidad fundamental para reconducir la situación de la mejor forma posible.
  • Visión de conjunto. El director audiovisual es la única persona que necesita tener una visión global de la producción. En la vorágine del rodaje, es fácil perder la perspectiva de conjunto y quedarse atrapado en las pequeñas decisiones de cada día. Sin embargo, el director no puede permitirse ese lujo. En todo momento debe combinar la visión micro y macroscópica, dirigiendo al equipo hacia un objetivo creativo global que siempre ha de estar presente.
  • Paciencia. Aunque a veces tenemos la imagen estereotípica del director impulsivo e iracundo, la realidad suele ser muy distinta. En este sentido, la dirección audiovisual exige una paciencia casi infinita, para así lidiar con todos los inconvenientes y decisiones que se presentan a cada paso del rodaje.

 

¿Cuál es la formación ideal para ser director?

Existen grados universitarios en cine, en comunicación audiovisual y otros cursos de especialización que pueden ayudarte a introducirte en esta apasionante profesión. De todos modos, la dirección audiovisual es una mezcla de técnica y arte que, además de una formación sólida, va adquiriéndose con la experiencia en el mundo real.

En cualquier caso, cuanto más amplia sea tu formación, más recursos tendrás para hacer un buen papel en el ámbito de la dirección audiovisual. Por tanto, un buen profesional debería tener conocimientos de las distintas tareas y papeles que confluyen en una producción. Entre otros:

Por tanto, cuanto más conozcas de todas estas áreas, más fácil te resultará la toma de decisiones y la dirección de todo el equipo.

Además, es fundamental que conozcas el lenguaje técnico de las distintas profesiones que confluyen en la producción. De este modo te resultará mucho más fluida la comunicación con el resto del equipo. Sin duda, todo ello redundará en una dirección audiovisual más inteligente y eficaz y, por supuesto, en un mejor producto final.

Como has visto, la dirección audiovisual es una profesión tan exigente como apasionante. Si eres una persona creativa y te formas adecuadamente, podrás disfrutar de una carrera larga y llena de satisfacciones en este sector.

¿Te animas a intentarlo? Consúltanos. En 35mm podemos ayudarte a impulsar tu carrera profesional en audiovisuales.

Categories: Producción audiovisual