05 Oct 2019by David Barajas

La temperatura de color en la edición de vídeos

La temperatura de color en la edición de vídeos

Como comentábamos hace algunos días en nuestro artículo dedicado a la corrección de color, la edición de vídeo es parte fundamental del proceso de creación audiovisual. En esta etapa se llevan a cabo una enorme cantidad de tareas cuya única función es la de conseguir una pieza audiovisual atractiva y capaz de contar la historia y emitir el mensaje para el que fue creada. Después de hablar de la corrección de color hoy nos vamos a centrar en otro aspecto importante de la edición de vídeo: la temperatura de color.

Fundamental en la etapa de edición, la temperatura de color es un concepto de todo aspirante a director de fotografía debe conocer, comprender y manejar para que sus películas luzcan exactamente como espera que lo hagan.

 

¿Qué es la temperatura de color?

Para comenzar, podríamos decir que la temperatura de color es la dominancia que alguno de los colores de una imagen tiene sobre el resto en el espectro lumínico. De esta forma, podemos encontrar que en una imagen la temperatura color es cálida cuando el color que prevalece es el rojo o fría cuando el que prevalece sobre el resto es azul.

Es importante analizar esto porque el color que domine dará a la imagen de nuestra película una temperatura color determinada, que es necesario que se coherente con la identidad visual que queramos darle al film. Si la temperatura color de la imagen no es la deseada, habrá que realizar las correcciones correspondientes en la etapa de postproducción.

 

¿Por qué se llama temperatura de color?

No son pocos los alumnos de nuestro curso de edición de vídeo a quienes resulta confuso que llamemos de esta manera a un valor que en realidad mide color y no una temperatura real.

El motivo de que se llame así está relacionado con un aspecto puramente físico: para definir la temperatura color de una imagen se comparan sus colores con el de la luz que emitiría un cuerpo negro (es decir, un objeto teórico o ideal que absorbe toda la luz y toda la energía radiante que incide sobre él) calentado a una temperatura determinada. Este es el motivo por el que la temperatura de color se mide en grados Kelvin (K).

Ahora bien, si hablamos de valores, es necesario saber que la luz neutra, es decir blanca, se encuentra en los 5.500K, por lo que a partir de allí cuantos menos grados Kelvin tenga una luz será más cálida y cuantos más grados tenga será más fría.

Si quisiéramos buscar ejemplos de un tipo de luz u otra podríamos decir que un amanecer, cuya luz rojiza es claramente cálida, está en torno a los 2.000K, mientras que un día nublado, de luz fría, podría estar cerca de los 12.000K.

 

¿Por qué editar la temperatura de color?

Como comentábamos anteriormente, realizar las correcciones de la temperatura de color es un paso fundamental de la edición de vídeo. Esto no solo es importante por una cuestión puramente visual y estética (hay momentos en los que simplemente la imagen no queda bien con los colores tan virados hacia un extremo o el otro), sino también por un motivo argumental y psicológico: mientras los colores fríos se asocian con la tranquilidad, la seriedad y el distanciamiento, los colores cálidos dan sensación de actividad, alegría, dinamismo, confianza y amistad.

De esta forma, la importancia de corregir la temperatura de color de un film puede incidir directamente en la percepción que el público tenga de la obra en general.

 

Como afecta el balance de blancos a la temperatura de color

El balance de blancos está estrechamente relacionado con la temperatura de color, ya que lo que hace, básicamente, es asegurarse de que el blanco de una imagen permanezca blanco y se libere de cualquier dominancia cromática.

Pero así como podemos decirle a la cámara que se adapte a un tipo de luz determinada para que los blancos salgan blancos, también podemos “engañarla” para virar nuestra película hacia alguna tonalidad en particular, si el argumento del film así lo requiriera.

 

Como puedes ver, la temperatura de color es muchos más importante en la edición de vídeo de lo que cabría esperar. Con ella podemos definir todo el ambiente de una escena, haciendo que cambie por completo la percepción que tenemos de él en función de si utilizamos colores fríos o cálidos.

 

Si te atrae todo lo relacionado con la iluminación en vídeo y la edición de películas, en 35mm tenemos la formación perfecta para que te sumerjas en este mundo. Con nuestro curso de edición de vídeo aprenderás a manejar todos y cada uno de los parámetros de la imagen a fin de obtener piezas audiovisuales de máxima calidad. No pierdas esta oportunidad e infórmate ahora.

Categories: Edición y postproducción

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de edición y postproducción de video


Cubre el siguiente formulario