14 Nov 2019by David Barajas

Repasamos los distintos tipos de altavoces y sus características

Repasamos los distintos tipos de altavoces y sus características

Pocos son los elementos que, en el mundo del sonido, son tan básicos y a la vez tan importantes como los altavoces. Sin los altavoces sería imposible poder reproducir la música que tanto nos gusta, escuchar un concierto de forma adecuada o sonorizar debidamente cualquier tipo de recinto. Las opciones que tenemos al momento de elegir altavoces son muchas, y por eso hoy vamos a hablar de los distintos tipos de altavoces y características.

 

Organicemos la oferta

Hoy en día podemos encontrar muchos tipos de altavoces en el mercado, y esto siempre es una ventaja para quien esté buscando una solución que se adapte a todas sus necesidades (potencia, calidad de sonido, forma, tamaño, etc.). Sin embargo, es recomendable hacer antes un poco de investigación sobre los tipos de altavoces y sus características para poder dar con el equipo que mejor se adapte a lo que estamos buscando.

Para esto no solo es importante entender qué tipo de altavoz precisamos, sino que también debemos hacer un pequeño resumen de algunas de las principales especificaciones que necesitemos. Hacerlo nos ayudará a crear un paisaje sonoro personalizado exactamente como lo diseñamos.

 

Woofer, Driver y Tweeter, tres conceptos fundamentales

Como veremos después, existen muchos tipos de altavoces con características diferentes, pero la realidad es que todos parten de una configuración básica que se divide en tres partes: altavoces que reproducen tonos altos o agudos (el tweeter), altavoces que reproducen tonos medios (el driver) y altavoces que reproducen tonos bajos o graves (el woofer).

Una vez que entiendes estos tres conceptos ya estás en condiciones de analizar cómo se componen los altavoces y de comprender qué significa que un altavoz sea de dos vías o de tres vías.

 

Altavoces de dos vías

Son uno de los modelos más comunes que existen, ya que cuentan con un driver y un tweeter, lo que ofrece una gama de sonido relativamente amplia con un equipo de reducidas dimensiones (aunque el tamaño puede variar en función de la potencia que necesitemos, claro está).

 

Altavoces de tres vías

Si entendiste qué era un altavoz de dos vías probablemente no te cueste demasiado comprender qué es uno de tres vías. En estos modelos, al driver y al tweeter se les suma un woofer, lo que ayuda a completar un espectro de sonidos más amplio gracias a la adición de los sonidos graves.

 

Altavoces pasivos o activos

Antes de analizar los tipos de altavoces, sus características y sus especificaciones es necesario hablar de los altavoces pasivos y los altavoces activos, ya que luego los iremos nombrando por separado y no entenderás de qué va el tema si no te lo explicamos.

 

Altavoces pasivos

Es probable que ya tengas un par de estos en tu casa; son, básicamente, altavoces convencionales de alta fidelidad. Los usas con el típico cable de altavoz y un amplificador.

Los altavoces pasivos funcionan con una señal amplificada. Si el altavoz tiene más de un driver, la señal se divide en esas frecuencias bajas y altas en un circuito llamado crossover.

 

Altavoces activos

A diferencia de los altavoces pasivos, los altavoces activos no necesitan un amplificador externo: la amplificación está integrada en la caja. De hecho, los verdaderos altavoces activos tienen un amplificador dedicado a cada tweeter, driver o woofer que posea.

Todo lo que necesitas para hacer funcionar a este tipo de altavoz es una forma de llevar la señal de salida a los altavoces (esto puede ser analógico, digital o incluso inalámbrico) y una conexión a la red eléctrica.

Los altavoces activos son los más habituales en estudios de grabación profesionales.

 

Altavoces según su categoría

Antes de ver los tipos de altavoces que podemos encontrarnos repasemos algunas de las principales categorías en las que podemos dividirlos.

 

Dinámico

Es el tipo de altavoz más común, que usa un campo magnético para mover un diafragma en forma de cono. Cuando se aplica corriente alterna (la señal de audio) a la bobina, el diafragma vibra y hace que el aire se mueva, creando así el sonido.

 

Subwoofer

Un subwoofer es, básicamente, un altavoz que tiene como propósito la reproducción de frecuencias de audio de tono bajo.

Con un rango de aproximado de 20-200Hz, el subwoofer es un altavoz omnidireccional, lo que significa que realmente no importa dónde lo coloques, ya que apunta en todas las direcciones. Esto se debe a que de 20 a 200Hz, el oído humano realmente no escucha ondas de sonido, sino que siente las vibraciones.

Hoy en día, incluso los sistemas de altavoces de escritorio o los sistemas de audio para automóviles vienen con algún tipo de subwoofer, aunque la realidad es que este tipo de altavoces destacan en el ámbito del sonido profesional (en cines, por ejemplo, son una pieza fundamental).

 

Altavoz de bocinas

Este tipo de altavoz consiste en un driver que convierte las señales de audio en ondas acústicas, y una bocina que enfoca y amplifica las ondas de sonido. Los altavoces de bocina son muy eficientes y pueden alcanzar niveles de presión de sonido muy altos, lo cual los hace perfectos para hacer que el sonido llegue a todos los puntos de una gran superficie (son los típicos altavoces que se utilizan, por ejemplo, cuando se emite un anuncio en una estación de tren, un supermercado, etc.).

 

Altavoz electroestático

Los altavoces electrostáticos (también llamados de condensador) pueden ser una excelente opción para cualquiera que busque un sonido nítido y detallado. Estos altavoces cuentan con una membrana fina de plástico, recubierta con un material conductor como el grafito, que se coloca entre dos paneles conductores. Vienen con una fuente de alimentación externa y siempre están enchufados a una toma de corriente. En la mayoría de los casos, los altavoces electrostáticos se utilizan para frecuencias altas y no son la mejor opción si buscas tipos de altavoces de baja frecuencia.

 

Diferentes tipos de altavoces y sus características

Cuando pensamos en tipos de altavoces, todos tenemos una idea relativamente clara de lo que estamos hablando. Pero lo importante no es saber qué tipos de altavoces existen sino cuál es el mejor para lo que nosotros necesitemos. No es lo mismo sonorizar una pequeña sala en la que se representará una obra de teatro que equipar el salón de tu casa con un equipo de sonido, por lo que es necesario saber bien qué queremos cuando empezamos a buscar altavoces.

El siguiente repaso por los distintos tipos de altavoces y sus características va mucho más allá del aspecto profesional de un técnico de sonido, por lo que hablaremos incluso de los altavoces más convencionales (y menos profesionales) que podamos encontrar.

 

Altavoces de uso profesional

Altavoces para escucha del Técnico de Sonido

También llamados altavoces FOH (del inglés Front of House, el espacio que ocupa el Técnico de Sonido frente al escenario), estos altavoces se utilizan sobre todo en conciertos, teatros o salas de actuaciones y tienen la función de ofrecer al Técnico de Sonido una muestra real del sonido que está escuchando el público. Se suelen ubicar a los costados de la mesa de mezclas.

 

Altavoces PA

Los altavoces PA (del inglés Public Adress, algo así como “dirigidos al público”) son las enormes torres de altavoces que podemos ver en los conciertos que apuntan hacia el público y generan casi la totalidad del sonido del evento.

Estos altavoces pueden contar con una potencia de entre 500w y 4000w, lo que nos permite sonorizar con facilidad incluso las superficies más grandes.

 

Monitores de estudio

Los monitores de estudio son los altavoces elegidos por los amantes de la música más exquisitos.

Conocidos por su capacidad de reproducir claramente tanto la voz como la música, los monitores de estudio están muy bien optimizados para escuchar o tocar instrumentos.

Hay dos tipos de monitores, con y sin alimentación. Los monitores con alimentación solo se conectan a la pared y se reproducen. Debido a que están alimentados internamente, tienden a agregar una especie de zumbido a los altavoces.

Los monitores sin alimentación (también conocidos como monitores de estudio pasivos) necesitan algún tipo de fuente externa para encenderlos. No tienen tanto zumbido como los altavoces con alimentación y no necesitan contar con una toma de corriente cerca.

 

Monitores para músicos

Este tipo de altavoces tienen la misión de hacer que el músico que está tocando sobre el escenario pueda escuchar correctamente lo que está tocando él y/o el resto de la banda.

Existen dos formatos principales, el monitor de piso, que es el que se puede ver a los pies del músico en cuestión, y el monitor lateral, que se encuentra al costado del músico a una altura media.

 

Altavoces front-fill y side-fill

Estos altavoces están diseñados para complementar el sonido de grandes conciertos en aquellas zonas a las que no llegue el sonido de la mejor manera.

Los altavoces front-fill, por una parte, se ubican a los pies del escenario apuntando hacia el público, y su función es sonorizar las primeras filas, que es donde las torres PA de izquierda y derecha no llegan con claridad.

Los altavoces side-fill, por otro lado, se utilizan cuando el público rodea el escenario, y en ese caso se colocan a los costados para cumplir la misma función de que los front-fill llevan a cabo en el centro del escenario.

 

Altavoces domésticos

Altavoces convencionales

Este tipo de altavoz ha sido un elemento básico de la vida familiar desde el comienzo de la radio. Para las generaciones mayores, el altavoz era la única forma de obtener sonido de su televisor o radio.

Este tipo de altavoces suelen tener un woofer, un driver y un tweeter, lo que elimina la necesidad de comprar varios tipos diferentes de altavoces para producir una gama completa de sonido.

Se pueden montar en el techo o en la pared, y algunos tipos incluso se pueden configurar para exteriores. Se utilizan principalmente para aquellos usos en los que se necesite cubrir una superficie de tamaño medio.

 

Altavoces de ordenador

Viajando hacia atrás en el tiempo, los primeros altavoces de ordenador eran pequeños y estaban conectados directamente a la placa base. Hoy en día eso ha cambiado muchísimo, y las tarjetas de sonido cada vez más potentes nos permiten disfrutar de un sonido de calidad desde el propio escritorio de nuestra casa.

La generación actual de altavoces de ordenador suelen venir en un estilo 2.1 (2 drivers y un subwoofer), que es perfecto para un oyente casual que solo los necesita para escuchar Spotify en segundo plano mientras trabaja.

Para los entusiastas de los juegos o los melómanos amantes de la calidad de sonido, existen sistemas envolventes 5.1 o incluso totalmente envolventes 7.1. Estos son básicamente sistemas plug and play, con un conector USB que va desde el subwoofer al ordenador.

 

Altavoces de pie

Este tipo de altavoces son utilizados sobre todo en los equipos de home cinema. Vienen en una gran variedad de configuraciones y con una amplia gama de sonidos, que dependen de la configuración que se busque.

Se los podría considerar una evolución de los altavoces domésticos ya que, al igual que aquellos, estos tipos de altavoces cuentan con un tweeter, un altavoz de rango medio y un woofer. Algunos modelos incluyen también un subwoofer a la mezcla para una gama todavía más completa de sonido

 

Altavoces bluetooth

La nueva tecnología nos permite contar con un altavoz capaz de ofrecer buenas prestaciones con la portabilidad que solo puede ofrecer el blueetooth.

Estos altavoces inalámbricos pueden conectarse a un móvil, un ordenador o un equipo de sonido y producir un sonido de alta calidad. 

La mayoría de los altavoces bluetooth deben conectarse a una toma de corriente, aunque existen altavoces bluetooth que se pueden cargar y funcionar de forma totalmente inalámbrica.

 

Barras de sonido

De todos los tipos de altavoces, las barras de sonido serían algo así como el híbrido. Por lo general, la mejor calidad de sonido de este tipo de altavoces no se encuentra en las frecuencias bajas de los sonidos graves, por lo que si se busca una experiencia sonora completa es bueno combinarlo con un subwoofer para alcanzar una gama de sonidos más amplia.

 

Hasta aquí llega nuestro repaso por los diferentes tipos de altavoces y sus características. Esperamos haber aclarado un poco el tema para ayudarte a elegir el mejor altavoz la próxima vez que te lances en la búsqueda del mejor sonido posible.

Categories: Sonido

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

curso de técnico de sonido


Cubre el siguiente formulario