trabajar-productora-musical

Trabajar en una productora musical

Logo 35mm

¿Te gustaría trabajar en una productora musical grabando y produciendo el nuevo álbum de una banda o un grupo musical?

Si es así has llegado al lugar indicado, en este artículo trataremos de darte todas las claves para acceder a la industria musical. Además, te recomendaremos la mejor formación en sonido para comenzar con todas las garantías de éxito.

 

Profesionales implicados en una producción musical

Comenzaremos con un recorrido por las diferentes fases en una producción musical, así podrás hacerte una idea del tipo de trabajo que se realiza y si encaja con tus aspiraciones.

Antes de nada, debemos aclarar que el número de profesionales y sus roles dependen del tamaño de la productora y del proyecto a realizar.

Evidentemente no trabaja el mismo número de personas en una pequeña productora que se dedica a sonorizar documentales, que una productora que trabaja para el cine o produce la música de solistas o grupos conocidos. 

Profesionales implicados en las diferentes fases de una producción musical: 

Fase de preproducción

  • Compositor
  • Productor
  • Arreglista

Curso de Técnico/a de Sonido

Fase de producción

  • Compositor
  • Productor
  • Intérpretes
  • Ingeniero de grabación
  • Asistente de grabación

Fase de postproducción

  • Productor
  • Técnico editor
  • Ingeniero de mezcla
  • Ingeniero de masterización

 

Icono temario
Si estás interesado/a en el
Curso de Técnico/a de Sonido

Fases en una producción musical

Veamos ahora que tareas se realizan en las diferentes fases de una producción musical.

Preproducción

Todo proyecto precisa de una planificación previa. Antes de iniciar la grabación se diseña un plan de actuación donde se incluyen las necesidades técnicas, los costes o como sonará cada tema.

Además, se revisan las letras, se deciden instrumentos, los arreglos y se discute cualquier aspecto artístico de la grabación.

En preproducción el productor musical está en contacto estrecho con los músicos para cubrir todas las necesidades técnicas y artísticas. Es el momento de planificar todo el proceso de grabación.

También es el momento de ensayar los temas o grabar alguna maqueta para valorar de forma objetiva todos los arreglos musicales necesarios. 

Una buena planificación o preproducción va facilitar y agilizar las siguientes fases y determina en gran medida la calidad artística de la obra musical.

Producción o Grabación

Con un plan de trabajo y todos los medios técnicos necesarios a nuestra disposición, comienza el momento de registrar los diferentes instrumentos musicales, voces y elementos que componen los temas. 

Durante la grabación, es necesario realizar varias tomas hasta lograr el sonido que buscamos. Aunque durante el proceso de edición se pueden corregir muchas cosas, es importante que todas las pistas estén grabadas correctamente.

Aunque tengamos una idea inicial clara, es posible que durante el transcurso de la producción surjan nuevas propuestas o cambios. Las prisas nunca son buenas en esta fase, aunque los retrasos puedan implicar un aumento del presupuesto.

Finalmente, tras la grabación, obtendremos el máster de grabación, donde se incluyen todas las pistas y temas que componen la obra o proyecto musical. 

Postproducción

Llegamos a la última fase de una producción musical. Durante la postproducción se realizan tareas de edición, mezcla y masterización.

En esta fase debemos seleccionar las pistas que mejor suenan y revisarlas por si hay que eliminar ruidos, corregir el tiempo, el tono, ajustar los balances entre los instrumentos, incluir efectos, etc.  El proceso de mezcla lo suele realizar el ingeniero de mezclas.

Finalmente, llega el momento de la masterización donde se realizan tareas como la restauración de audio, la ecualización, volumen o secuenciación y espaciado

Una vez realizada la mezcla, el ingeniero de masterización debe adecuar el master de mezcla para su difusión comercial.

Es el momento de que todos los temas sigan una coherencia y haya cohesión.  Para ello, es necesario unificar y pulir las canciones para conseguir un resultado profesional y que la mezcla pueda ser distribuida en los diferentes formatos y dispositivos comerciales (CD, vinilos, radios, videojuegos…) o en servicios de streaming.

En definitiva, la producción musical se divide en tres fases: preproducción, producción y postproducción

Durante todo el proceso, el productor musical debe planificar, aportar ideas, asesorar a los intérpretes, controlar las sesiones de grabación y supervisar la mezcla y el proceso de masterización.

El productor musical es como un director de cine ya que dirige todo el proceso de grabación, mezcla y arreglos de las canciones, contribuyendo con su opinión y aportaciones al resultado final del álbum.

 

Salidas laborales de un productor musical

Si quieres convertirte en productor musical, debes saber que este perfil profesional tiene multitud de posibilidades en el mercado laboral, ya que nos encontramos en un momento ideal para las profesiones relacionadas con el sector audiovisual y los medios de comunicación.

La digitalización y las numerosas plataformas de entretenimiento y difusión de contenidos audiovisuales hace que un productor musical pueda prestar sus servicios a multitud de proyectos relacionados con este sector en auge.

Ten en cuenta que en la actualidad cualquier producto se comercializa a través de las redes sociales. Por lo tanto, las empresas necesitan generar contenidos audiovisuales atractivos que llamen la atención y que conecten con sus potenciales clientes. 

En este sentido, la figura del productor musical se hace imprescindible para crear la sonorización de estos contenidos.

Las empresas necesitan la figura del productor musical ya que es imprescindible para generar contenidos audiovisuales en las redes sociales y vender sus productos.

Además, un productor musical también puede trabajar:

  • En compañías discográficas como editor y productor.
  • En medios digitales, Cine, Tv y Radio, productoras musicales y cinematográficas.
  • Como editor independiente o Freelance para productoras.
  • Como autónomo en su propio estudio de grabación.
  • En la comercialización y difusión de música en plataformas en streaming.
  • En agencias de publicidad, video marketing y diseño digital.
  • En la industria de los videojuegos, como diseñador de sonido y efectos especiales.

En definitiva, un productor musical tiene un amplio abanico de posibilidades laborales. Además, también puedes producir sus propios temas o trabajar como DJ.

Hoy en día, no es necesaria una gran inversión para montar un pequeño estudio de grabación en casa y comenzar a mostrar todo tu talento a través de las redes sociales o las diferentes plataformas de difusión.  

Obviamente, te recomendamos que comiences con una buena formación.

 

Qué estudiar para trabajar como productor musical

El primer paso para trabajar como productor musical es prepararte en un centro de formación especializado. Debes entender que la profesión de productor, además de unas cualidades artísticas, requiere de unos amplios conocimientos técnicos.  

En tu día a día, deberás coordinar todos los elementos y equipos necesarios que intervienen en una sesión de grabación y conocer las técnicas esenciales de edición y masterización para crear una pieza musical o un álbum. 

Para ello, debes realizar una formación específica en la que adquieras conocimientos sobre los principios del sonido, la captación, grabación y tratamiento del mismo e identificar las necesidades técnicas y los equipos necesarios.

Actualmente existen varias opciones formativas:

Grado de FP

La primera opción es realizar un grado superior de Fp enfocado al sector audiovisual. Actualmente, los grados de Producción de audiovisuales y espectáculos o Sonido para audiovisuales y espectáculos son los más adecuados para trabajar en una productora musical.

La duración de los grados superiores de FP es de dos años y para acceder a ella debes estar en posesión del Título de Bachiller o un Título de Técnico (Formación Profesional de Grado Medio). También puedes acceder mediante una prueba.

Formación universitaria

Si te decantas por una formación universitaria, puedes estudiar Composición Musical, Creación y Producción musical, Ingeniería en Sonido o Producción de Música y Sonido para la Industria del Entretenimiento

La formación universitaria enfocada a la industria musical es de carácter presencial y tienen una duración media de entre 3 y 4 años o 180 y 240 créditos. 

Cursos especializados 

Por otro lado, existen multitud de cursos que te ofrecen una formación orientada a la producción musical y que son mucho más específicos

Hoy en día, la formación online es una buena alternativa si en tu lugar de residencia no cuentas con la titulación que estás buscando y no quieres o no puedes desplazarte. También es la opción perfecta si dispones de poco tiempo o necesitas compaginar tu formación con otras actividades. 

Actualmente las plataformas e-learning permiten realizar cursos especializados sin la necesidad de desplazarse a una escuela o una academia, solo necesitas un teléfono móvil, una tablet o un ordenador.

Si eliges esta formación, te recomendamos que apuestes por una escuela especializada que te ofrezca un curso específico impartido por profesionales del sector. Así podrás adquirir los conocimientos necesarios para trabajar en una productora musical.

 

Curso Productor Musical de Treintaycinco mm

Treintaycinco mm dispone de un completo Curso de Técnico de Sonido en el que podrás adquirir todos los conocimientos generales de la profesión de Productor Musical. 

  • Con nuestras clases online en directo podrás formarte eficazmente con la ayuda de un tutor/a personal.
  • Obtendrás una formación tanto teórica como práctica, con las mejores herramientas y recursos audiovisuales.
  • Tendrás a tu disposición todos los conocimientos generales de la profesión de técnico de sonido y además podrás elegir la especialización en Producción Musical.

La formación como Especialista en Producción Musical te capacita para trabajar como operador de sonido en todo tipo de ámbitos: estudios musicales, cine, televisión, radio, teatro y otros espectáculos en los que se requiera la figura de un experto en producción y postproducción de sonido.

Si quieres estudiar producción musical, no dudes en realizar el curso de Técnico de sonido de Treintaycinco mm.

¡Consigue gratis nuestro temario!

Curso de Técnico/a de Sonido