08 Ago 2020by Juan

Videoclub: su origen, desarrollo y… ¿extinción?

Videoclub: su origen, desarrollo y… ¿extinción?

Si formas parte de la generación de los “centennials” (aquellos nacidos a partir del año 2000) es posible que jamás hayas pisado un videoclub.

En el artículo de hoy queremos regresar al pasado y volver a visitar el videoclub de nuestro barrio. Aquel pequeño templo del séptimo arte que nos permitía alquilar una película y disfrutar de una fantástica velada de cine sin tener que asistir a una sala de cine.

¿Quieres descubrir o recordar la historia del videoclub? Pues quédate con nosotros… hoy vamos a rescatar del baúl de los recuerdos a nuestro viejo reproductor VHS.

 

¿Qué es un videoclub y cómo surge?

Si durante toda tu vida has estado disfrutando de la telefonía móvil y de las plataformas digitales en streaming, es posible que no sepas que en el siglo pasado existían negocios en los que se alquilaban películas.

Cada barrio tenía su propio videoclub y era la única forma de elegir libremente un estreno sin ir al cine. Simplemente con hacerte socio conseguías un carnet con el que podías alquilar, por unas pocas pesetas (sí, pesetas), uno o varios títulos y llevártelos a casa durante unos días.

Los videoclubs estaban llenos de películas clasificadas por géneros o temáticas y ordenadas cuidadosamente en estanterías divididas por pasillos. También existía un apartado con los estrenos más novedosos, donde se encontraban los títulos más solicitados (a veces para alquilar algún estreno, te encontrabas con largas colas o incluso lista de espera).

historia del videoclub

Ir al videoclub para alquilar una película suponía todo un ritual. En estos fascinantes locales, decorados con los carteles de los mejores títulos cinematográficos, podías pasar el rato mirando las carátulas de las cintas VHS o discos dvd leyendo el argumento de las películas hasta que finalmente te decidías por algún título. Vamos lo que hacemos ahora en Netflix o HBO, pero físicamente.

También podías pedir consejo al dependiente, que habitualmente era un misterioso y reservado personaje versado en el séptimo arte. Después, solo quedaba comprar unas palomitas o una pizza y volver a casa para disfrutar de tu película en formato físico. Finalmente, y siempre después de rebobinar la cinta, hacías su devolución.

 

¿Cómo surgieron los videoclubs?

El responsable de la aparición del videoclub fue el vídeo casero y los formatos Betamax y VHS. El sistema Betamax llego al mercado en 1975 y, aproximadamente, durante un año fue el único protagonista en el mercado del video casero.

Muchos hogares decidieron comprar un reproductor Sony Betamax, pero lamentablemente el formato quedó obsoleto en pocos años, tras la aparición del VHS (Video Home System) desarrollado por JVC, ya que ofrecía el doble de tiempo de grabación.

En 1984, el VHS de JVC ya vendía tres veces más equipos que el formato Betamax de Sony y contaba con 40 fabricantes en todo el mundo, gracias a que decidió, acertadamente, compartir las patentes de su producto y renunciar a las ganancias de licencias.

historia del vhs

Sorprendentemente, Sony mantuvo la producción de cintas Betamax hasta el año 2015, cuando anunció que dejaba de producir cintas en este histórico formato analógico. Por otro lado, y aunque se siguen fabricando cintas VHS, en 2016 la marca nipona Funai, la única del mundo que continuaba produciendo aparatos de video VHS, decidió detener la producción debido a la dificultad de adquirir ciertos componentes y por la evidente disminución de las ventas.

videograbador vhs - videoclub

VHS consiguió convertirse en el formato estándar durante más de 20 años, hasta la aparición del DVD.

A parte de la guerra de estos dos formatos, el videograbador cambió para siempre la forma de consumir productos audiovisuales, ya que permitía grabar películas y programas directamente del televisor. (Hasta podía programarse para que, él solito, grabase a horas intempestivas).

Junto con el videograbador surgió también la videocámara, que sustituyó a la mítica cámara de Super 8. Con ella podías hacer tus propias películas caseras, por lo que era habitual ver a un miembro de la familia, con su cámara de video a cuestas, grabando los momentos familiares más importantes.

historia del videoclub - cámara super 8

Las estanterías de los hogares de los 80 y 90 se poblaron de cintas de vídeo con películas grabadas de la tele o con los recuerdos y momentos más trascendentales de la vida como bautizos, cumpleaños, viajes o bodas.

 

Infórmate sobre nuestro Curso de Producción Audiovisual

Si quieres ser un profesional de lo audiovisual, ¡esta es tu escuela!
Cubre este formulario y un asesor se pondrá en contacto contigo.

Revolución en la industria cinematográfica

Evidentemente el VHS también supuso una revolución en la industria cinematográfica. Las distribuidoras del séptimo arte también apostaron por este soporte, dando pie a la aparición de numerosas compañías independientes que apostaron mayoritariamente por las producciones de bajo presupuesto.

Las películas de serie B alcanzaron su cumbre en esta época y muchos títulos se lanzaron directamente en VHS, sin pasar previamente por la gran pantalla, para su reproducción en los hogares.

Títulos de la distribuidora Empire Films como Parásito (1982), Ghoulies (1984) o Re-Animator (1985); o de la compañía Troma Entertainment, como El vengador tóxico (1984), Mutantes en la Universidad (1986) o El monstruo en el armario (1986), fueron disfrutados masivamente por el público juvenil gracias a los aparatos de vídeo doméstico.

videoclub y serie b

Distribuir películas en formato VHS para el consumo en los hogares se convirtió en un gran negocio y, aunque en un principio las grandes productoras como la Warner o Disney acogieron el formato con recelo, pues creían que era deshonroso llevar sus películas a la televisión, finalmente decidieron aprovecharse del formato doméstico.

A mediados de la década de los 80, los grandes estudios de Hollywood apostaron por un tipo de cine enfocado a toda la familia, fundamentalmente comedias y títulos de terror para adolescentes y, aunque previamente las películas se estrenaron en la gran pantalla, finalmente terminaron poblando las estanterías de los videoclubs.

1984 fue un año especialmente fructífero, ya que se estrenaron algunas de las películas más taquilleras, películas que actualmente son clásicos: Karate Kid, Gremlins, Cazafantasmas, Indiana Jones y el templo maldito, Terminator, Desaparecido en combate, Loca academia de policía, Superdetective en Hollywood, Dune, o Pesadilla en Elm Street entre muchas otras de terror ochentero, marcaron para siempre a toda una generación de jóvenes que hoy en día peinan canas.

videoclub - cazafantasmas

Las películas para adultos o X, también tuvieron una plataforma ideal para distribuir sus películas, que se podían comprar o alquilar en los famosos videoclubs (habitualmente se encontraban en una habitación aparte, oculta tras unas cortinas).

En los años 80 y 90 se hacían películas como churros, había una gran demanda y los videoclubs poblaban las ciudades como ahora lo hacen los locales de apuestas. Algunos incluso llegaron a decir que su éxito terminaría con las salas de cine.

clásicos de videoclub - loca academia de policía

 

El DVD, llega la era digital

A finales de la década de los 90 nuestras queridas cintas de vídeo fueron sustituidas paulatinamente por los DVD. El origen del DVD tiene lugar en los años ochenta cuando Sony y Philips comienzan a explorar las posibilidades del soporte digital en CD.

Primero fue el CD Digital Audio, al que le seguiría el CD-ROM. En 1996 la electrónica de consumo y los fabricantes de ordenadores junto con los estudios de cine llegarían a un acuerdo en el estándar de DVD-Video actual.

En 1997 llegan al mercado estadounidense los primeros reproductores de DVD-Video. Al año siguiente comienza la venta en España. 

El Disco Versátil Digital (DVD) llegó con más capacidad de almacenamiento, mejor calidad de audio e imagen y además con posibilidades interactivas que permitían seleccionar el idioma, poner subtítulos o acceder a contenidos extra; como comentarios del director, tomas falsas del rodaje, documentales y demás bonus para el consumidor. También era un formato mucho más estable en el tiempo, presentando un menor deterioro que el VHS.

Otro de los motivos por los que el DVD destronó al VHS en apenas un par de años fue su capacidad de almacenamiento (4,7 GB o 8,5 los de doble capa) y la posibilidad de copiar o grabar una película desde tu ordenador con una grabadora de DVD.

primera película en dvd - twister

La primera película comercializada en DVD, el 25 de marzo de 1997, fue Twister.

Los videoclubs continuaron alquilando películas en formato DVD y en Blu-ray. Además, fueron capaces de adaptarse a los cambios del mercado introduciendo cajeros 24 horas, alquilando videojuegos para consolas y vendiendo palomitas. Pero con la llegada del DVD y el comienzo de la piratería, el negocio de los videoclubs también se acercó a su final.

En 2001 el grupo Blockbuster incorporaba en Madrid un cajero de expedición de películas en funcionamiento durante las 24 horas del día. Ese año la franquicia estadounidense, fundada en 1985 por David Cook, tenía en España 114 establecimientos, de los cuales 35 estaban en Madrid. Cinco años más tarde echaba el cierre de todos los Blockbusters en España.

videoclub - blockbuster

En 2005 había en España unos 7.000 videoclubs. Actualmente apenas quedan unos 300 que sobreviven gracias a unos pocos nostálgicos.

 

Piratería y plataformas en Streaming: la desaparición del videoclub

La época dorada del alquiler de películas llegó a mediados de los años 90 cuando aún sobrevivían con dignidad los videoclubs de barrio. Después llegaron las grandes franquicias, que arrebataron el control del séptimo arte a los pequeños comerciantes, ofreciendo mejores precios, más oferta, más estrenos y más palomitas.

Con la aparición del formato DVD y las lectoras y grabadoras de DVD, comenzó también la piratería masiva. A pesar de que las primeras unidades eran realmente caras, llegando a tener precios en torno a los 2500 y 4000 dólares, a comienzos de 2005, se podía adquirir una grabadora de DVD entre 69 y 250 euros. Además, cualquiera podía comprar a un mantero o a un vendedor ambulante ilegal películas que en ocasiones aún no se había estrenado en el cine.

Todo el mundo tenía una grabadora en su ordenador y se masificó la piratería. A principios de los 2000, los jóvenes se dedicaban en internet a chatear, revisar su correo electrónico y a utilizar los primeros portales de intercambio de archivos P2P con plataformas como eDonkey, Kazaa o eMule, que permitían descargar a través de la red imagen, música, programas informáticos, películas, etc.

emule - fin del videoclub

En 2007, entre los 5 millones de usuarios de internet en España, se descargaron 240 millones de películas y 14,8 millones de videojuegos. También se vendieron 25 millones de películas en el “top manta”, cuando en el mercado legal no llegó a los 37 millones.

fin del videoclub - piratería

Además de la expansión de internet, en 2008 irrumpió con fuerza en nuestro país la crisis económica, ese fue el comienzo del fin. Muchos videoclubs echaron el cierre y fueron sustituidos, en muchas ocasiones, por locales de compra-venta de oro.

Si la piratería y la crisis económica fue la principal responsable del cierre de la mayor parte de videoclubs, la estocada final ha sido la aparición de las plataformas en streaming.

Según un estudio de la consultora Barlovento Comunicación, a principios del año 2020 en España se habían superado los 10 millones de hogares suscritos a una plataforma audiovisual de pago, el 53,8% del total. El informe no refleja los suscriptos a Disney+ y las altas durante el confinamiento por el coronavirus.

Compañías como Netflix, Disney+, HBO, Amazon Prime o Filmin nos ofrecen cada día nuevos títulos sin necesidad de movernos del sofá. Podemos decir que estas plataformas actúan como un videoclub online, ya que nos ofrecen un amplio catálogo de películas y series que podemos disfrutar en nuestro smart TV, tablet o teléfono móvil.

Actualmente sobreviven en España un puñado de videoclubs, apenas 300. Auténticos templos del séptimo arte que con la actual crisis de la COVID-19 pueden haber llegado, si nadie lo impide, a su desaparición definitiva. Snif.

 

Escuela audiovisual 35 mm

Hasta aquí nuestro repaso por la fascinante historia del videoclub. Como siempre recordarte que 35 mm pone a tu disposición un amplio catálogo de cursos relacionados con el sector audiovisual.

Si eres un apasionado del cine y quieres introducirte en este apasionante sector, esta es tu oportunidad; elige el curso de que más te convenga y comienza ahora tu formación:

Categories: Cine

Si deseas mas información sobre nuestro curso:

Videoclub: su origen, desarrollo y… ¿extinción?


Cubre el siguiente formulario